Memorias Rojiblancas: Alfonso García, 16 de años de historia

31/10/19. Aarón Martínez

La historia de esta semana comienza el 23 de mayo de 2003. Ese día, la nueva entidad rojiblanca realiza su segunda ampliación de capital (1,2 millones de euros), cuyo mayor accionista será un desconocido Alfonso García Gabarrón. El 16 de julio de ese mismo año se confirma el control mayoritario del club por parte del empresario murciano. La mentalidad ambiciosa de Alfonso hace que el objetivo sea claro: el ascenso.

Sin embargo, sus ideas chocaron en un primer momento con la afición almeriense. El técnico rojiblanco, Juan Casuco, no estaba muy convencido del proyecto del nuevo presidente. Alfonso fue pitado los primeros partidos en el Juan Rojas, a pesar de que el equipo arrancó de manera sobresaliente. En los doce duelos iniciales el equipo estuvo invicto. El Almería llegó a estar líder tras la victoria en casa contra el Poli Ejido. Amargos tres puntos, ya que serían los últimos de Casuco al frente del plantel indálico. A partir de esa victoria, el equipo sufre una caída estrepitosa.

Esa campaña se llega a rozar el descenso a Segunda B, pero finalmente se salva la categoría. En la temporada 2004/05, se estrena el estadio de los Juegos del Mediterráneo en otro año más en el que se sufre para mantener la cateogría. Todo cambia con la llegada al banquillo de Paco Flores y la construcción de una base de jugadores (Soriano, Crusat, Carlos García o Kalu Uche). Este equipo queda sexto en liga, la mejor posición desde la llegada de Alfonso. Flores no renueva, pero hay proyecto.

Unai Emery y Almería. Una simbiosis perfecta. Una historia de remontadas, partidos locos y un ascenso que cumple con el objetivo inicial del presidente. El conjunto rojiblanco está en Primera División. Décadas después, la ciudad volvía a tener un equipo en la máxima categoría. Estos primeros cuatro años en Primera representan la época dorada de la Unión Deportiva Almería.

La plantilla de la 2007/08 es de las mejores que se recuerdan. Nombres ilustres como Negredo, Felipe Melo o Diego Alves se suman a una escuadra que ese año es la revelación de la liga española junto al Racing de Santander dirigido por Marcelino. La octava posición, la victoria frente al Real Madrid o la exhibición en el Sánchez Pizjuán son ejemplos de una fase histórica.

La marcha de Emery y la llegada de Piatti es lo más destacado del verano de 2008. La compra del argentino es la más cara del periodo de Alfonso García en la entidad rojiblanca. No obstante, con la marcha del entrenador vasco comienza una progresiva caída que se materializará años después. El equipo se mantiene en la élite del fútbol nacional, pero todo se derrumba en la 2010/11. Un año desastroso, con tres entrenadores, un equipo agotado y una etapa finalizada.

Los dos años en Segunda devuelve al Almería a una realidad dura. El primer año, Alfonso confía en la figura de Lucas Alcaraz para la vuelta a Primera. No se consigue con el técnico andaluz, aunque la imagen del grupo no es decepcionante. Al año siguiente, con la llegada de Javi García, el conjunto almeriense sube nuevamente de la mano de los Charles, Aleix Vidal, Esteban o Verza.

A pesar de este éxito, el proyecto ya da síntomas de agotamiento. Javi García abandona el club por discrepancias con la directiva, que no le ofrecen todo lo que pide. Francisco toma el mando con una plantilla limitada y corta. El almeriense tiene que hacer magia para salvar al equipo y, de forma milagrosa, se consigue el objetivo gracias a un tramo final notable. Sin embargo, los milagros ocurren una vez. La temporada 2014/15 se confirma el descenso a Segunda División en un duelo contra el Valencia.

Tras esto, el abismo. Cuatro años duros, difíciles de digerir. La confección de las plantillas era a base de cesiones y jugadores libres. Alfonso no apostaba ya por el equipo. Se roza el descenso en varias ocasiones, la más cercana en el partido de Lugo. Es una etapa en la que se han vivido partidos insufribles, pasaron muchos entrenadores y futbolistas sin compromiso. Prueba de ello son los ocho técnicos (Fran Fernández entrena en tres etapas diferentes) que pasan por el banquillo rojiblanco.

Aunque es cierto que esto último no nos puede cegar. Han sido 16 años de una directiva liderada por Alfonso García que ha logrado más éxitos que fracasos. Los seis años en Primera fueron activo para la ciudad y la afición vivió grandes encuentros. No obstante, su paso por Almería tenía fecha de caducidad. Concretamente, agosto de 2019. Este fue el final de una bonita etapa con un toque amargo. Un punto final para una presidencia que se extiende de 2003 a 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.