La prueba de Ozornwafor

21/01/20. Miguel Cano

Pasa el tiempo y el fútbol siempre nos da sorpresas. El pasado domingo José María Gutiérrez alineaba en el verde de Almendralejo a Valentine Ozorwafor, central nigeriano que apenas ha contado en los planes de los dos técnicos que han pasado por el banquillo rojiblanco esta temporada. Acompañado por Petrovic y Maras, Valentine buscaba reivindicarse y postularse como una seria opción de la zaga. Los aficionados asistían atónitos a esta inclusión en el once y muchos de ellos llenaban las redes sociales con mensajes a favor de este jugador.

Durante muchos tramos de la presente campaña, el defensa ha estado inédito. Desde su llegada a finales de agosto, ha disputado cuatro partidos con un gol a su favor y una tarjeta amarilla como principal bagaje.

En liga ha disputado tres partidos repartidos en 155 minutos. Fue titular tanto contra el Fuenlabrada como contra el Extremadura pero fue sustituido en ambos casos. Se estrenó como rojiblanco en Riazor el pasado 6 de octubre, choque en el que jugó 25 minutos. Respecto a la Copa, fue titular los 90 minutos ante el Tamaraceite y anotó un gol. Sin embargo, su equipo salió goleado de tierras canarias (3-2).

Consciente de estos antecedentes, Valentine buscaba llevar a cabo realizar un partido eficiente y notable pero naufragó en el intento. Se vio sobrepasado en muchas fases del juego y estuvo demasiado tosco con balón. El Almería es un cuadro que no desdeña salir desde atrás con el balón jugado, un plan al que el nigeriano no ha terminado de adaptarse.

El defensa estuvo aseado en líneas generales pero se mostró demasiado nervioso en algunas situaciones de peligro. No tuvo la templanza necesaria en algunos choques del juego. A pesar de su talla, 1´96 metros, le faltó contundencia y no supo frenar el juego aéreo de los atacantes. En otras palabras, a Valentine le falta ritmo de competición. La sensación de inseguridad planeó sobre todo en la primera parte.

Tras el tanto del empate local en el minuto 41, los realizadores señalaron a Ozornwafor. El plano no fue casual, pues fue los unos de los grandes culpables del mano a mano de Cristian Rodríguez frente a Fernando. La segunda parte no empezó nada bien para él, pues un control errático propició una doble ocasión que pudo cambiar el sino del partido.

En el minuto 62, el doble cambio acababa con la gris actuación del nigeriano. Balliu y Juan Muñoz eran los elegidos por José María Gutiérrez. El técnico apostaba a partir de este momento por el cambio de sistema, del 5-4-1 a 4-4-2. Su intención no se quedó en saco de roto y su equipo mejoró visiblemente respecto a la primera mitad.

Owona debe pasar por el quirófano y Juan Ibiza no se ha recuperado todavía, por lo que el club ha puesto sus ojos sobre Chema Rodríguez y David Costas, centrales del Nottingham Forest y el Celta respectivamente. A lo largo de las últimas semanas, Petrovic y De la Hoz han tenido que retrasar su posición  debido a la escasez de centrales. Incluso Martos ha probado suerte como central izquierdo. Malas noticias para Valentine Ozorwafor, que puede haber jugado su último partido como rojiblanco.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *