La Afición se lo merece

07/11/17. José Manuel Lermos

 
Que duro es ser de la UD Almería, después de un comienzo de temporada esperanzador, volver a los puestos de descenso es un golpe duro que la Afición no se merece. Semana tras semana, con la esperanza de que el próximo partido será el bueno, el que haga remontar el vuelo del equipo y, una y otra vez, por diferentes causas, el equipo no da la talla. Y lo que es peor, está pasada jornada contra el Cádiz se ha visto al equipo sin ideas, nervioso y sin capacidad de reacción. 
 
¿Qué nos queda a la Afición? Pues llevarse un gran enfado a casa otra vez, unos lo hacían quince minutos antes de la finalización del partido y otros aguantando al final para hacer notorio que el equipo una temporada más no funciona. El triste desfile de aficionados cariacontecidos saliendo del estadio y las caras largas en el parking del Mediterráneo intentado que alguien nos explique por radio que es lo que pasa con nuestro equipo. ¿Por qué año tras año la misma pesadilla?…
 
Para algunos aficionados una noche larga, sin pegar ojo por el disgusto, repasando mentalmente el partido y con la decepción por compañera. Y después a aguantar los típicos comentarios jocosos de aficionados de otros equipos de «como está tu Almería…?»
 
Sabemos que ser del Almería no es tan fácil como ser del Madrid o Barcelon, pero es que de un tiempo a esta parte, más que difícil resulta ser un castigo. Un castigo que después de unas temporadas sufriendo, al menos por respeto, necesita que el equipo se deje el alma en el césped. Porque esta afición, más que tanta decepción, lo que merece es un monumento por tener una fidelidad a prueba de bombas que el equipo debe alimentar con triunfos y entrega.  
 
El fútbol nos lo debe, y esta afición se lo merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *