El renacido

21/01/20. Raúl Piñeiro

Creo que es de justicia destacar el impacto que Juan Muñoz está teniendo esta temporada en este Almería. Su fichaje pilló a contrapié a más de uno, ya que, tras la summeriana de nuestras vidas, quien más y quien menos esperaba un fichaje de relumbrón tipo Álvaro Negredo. Además, fueron muchos los que se acordaron de su anterior etapa como rojiblanco, olvidando su buena temporada anterior en el Alcorcón.

Yo no voy a negar que también esperaba otro fichaje, pero una vez anunciado Juan Muñoz, saqué muchas lecturas positivas al respecto, y así lo escribí en mis redes sociales. El Almería firmaba a un futbolista muy cotizado en Segunda (Las Palmas o Racing daban por hecho su fichaje en el último día de mercado), con experiencia en la categoría y, sobre todo, con muchas ganas de demostrar que aquel Juan Muñoz no era el auténtico. Aquel Almería caduco, apático y desquiciante de Alfonso era un triturador de futbolistas y el delantero utrerano tenía una oportunidad para demostrarlo en un proyecto ambicioso como el de Turki.

Varios meses después, y particularmente con la llegada de José María Gutiérrez al banquillo, podemos decir que Juan Muñoz se ha convertido en pieza clave de este Almería, formando una sociedad letal con Darwin Núñez y José Carlos Lazo. Este tridente rojiblanco suma la friolera de 23 goles, y esa pegada arriba es la que está permitiendo que el Almería, juegue mejor o peor, siga sumando puntos y haya recuperado el liderato varias semanas después.

Juan Muñoz vino cedido por el Leganés con opción de compra para los almerienses. Pocos dudan hoy que el conjunto rojiblanco ejecutará la misma al acabar la temporada. Su papel está siendo clave, pero lo que más nos gusta del delantero sevillano es lo implicado que está con el club y lo integrado que está en la ciudad.

El renacido Juan Muñoz es otra de las grandes buenas noticias que tiene esta UD Almería que con paso firme sigue acercándose al sueño del ascenso a Primera División. Aún queda mucho, pero tenemos derecho a disfrutar y soñar después de los años de penurias que habíamos sufrido…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *