El año de las luces

20/01/20. Javier Montoya

Siendo Almería tierra de cine, alguno recordará aquella película con la que titulo mi artículo, protagonizada por Jorge Sanz 33 años antes de volver para recoger el premio de FICAL. A las órdenes de Trueba hacía de un muchacho enfermo que era enviado junto a su hermano pequeño a un sanatorio para curarse. Y ya se encargaba Maribel Verdú de curarlo y levantarle el ánimo. Que se le encendieron las largas al muchacho, vaya.

Y es un poco lo que le está pasando a la UDA. Digamos que el sanatorio es la nueva propiedad, que ha puesto desde medicinas hasta luces nuevas -ríanse del alcalde de Vigo- para tener al enfermo bien sano. Esa salud que desde aquí reitero acompañe al propio Turki y a fieles como el amigo Juanjo López o en general a toda persona que necesite dosis extra de fuerza para salir del bache. Todos tenemos alguien más o menos cercano al que dar aliento y ahí va el mío.

Pues bien, bajo la dirección de Turki y El Assy, que son como Trueba y su productor, el nuevo eslogan de Fitur también se cumple para los amantes del fútbol: en Almería la vida te sonríe, te vienes arriba y miras más al Cádiz que a los de detrás. La victoria ante el Oviedo deja a los rojiblancos a tiro de los amarillos: si caen en Coruña y los de José María Gutiérrez -el artista antes conocido como Guti y más papista que el Papa en cuanto a mostrarse excesivamente crítico con los suyos, como Darwin- asaltan Almendralejo…

Vale, esa es otra película aún no estrenada, basada en un cuento; ya sabemos qué le pasó a la lechera, así que mejor acabo elucubrando sobre altas y bajas: Gaspar ya se despidió, Sekou y un par de chavales más también emigrarán y veremos si hay hueco para René, Romera o Chema o dejan sitio para los que no paran de sonar. El último salir al foco mediático es el medio del Girona Borja García. Y a mí, que soy algo cabrón, me pone eso de matar dos de un tiro: reforzarse y debilitar al rival. Que me llamen villano -por malo, no por ser de la Villa de Níjar-, como a Joker. Luces, cámara y acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.