Crónica. El Almería se permite soñar

17/09/19. Miguel Cano

UD Almería 3-1 Girona FC

Sekou, con dos goles, y Lazo, con otro, comandaron una nueva victoria del Almería. El Girona salió mejor tras el paso por los vestuarios y empató pero los locales supieron reaccionar a tiempo. Tras el segundo gol, los visitantes se vieron desbordados por los ataques almerienses.

El Almería volvía a su estadio dos semanas después para medirse a un Girona que también quiere estar en los puestos de arriba esta temporada. Los visitantes llegaban con la baja de Stuani aunque los dos conjuntos introdujeron una serie de cambios en el once debido a la jornada intersemanal. De hecho, Lazo, Petrovic, Balliu y Vada estrenaban titularidad con la casaca rojiblanca. Todo estaba preparado en un estadio con muy buen ambiente.

Los primeros compases del partido fueron de tanteo con un Almería que buscaba el flanco derecho para atacar. El primero en avisar sería Sekou con un magistral recorte pero no se atrevió a pegar con la derecha. El Girona recuperaba rápidamente el esférico tras pérdida, por lo que no existía un claro dominador.

Los visitantes consiguieron sembrar el miedo en el cuadro rojiblanco con dos ataques bien trenzados pero la zaga pudo destruirlos en el último momento. Sin embargo, Sekou abriría la lata en el 13’. El nueve finalizaba un medido centro de Lazo para continuar su idilio con el gol.

Lejos de recluirse en su área, los locales siguieron percutiendo la banda derecha a través de unos activos Balliu y Corpas. Por su parte, Sekou mantenía el juego ofensivo de su equipo gracias a su poderío aéreo y fortaleza física.
Pasados los veinte minutos, el Girona comenzó a amasar más balón. Gual pudo empatar en el 28´ tras un disparo de media distancia que se marchó muy cerca del arco. Se tratada de la primera oportunidad del conjunto catalán.

De nuevo el ‘killer’ avisaría a la zaga tras recoger un buen centro aunque un defensor rojiblanco le birlaba el balón justo cuando se preparaba para fusilar a René. Igualmente, tanto De la Hoz como Petrovic tiraban de oficio para contener las acometidas visitantes.

El Almería tendría el 2-0 en las botas de Corpas en el 40´. El jienense, henchido de confianza, se sacó un zapatazo desde treinta metros que casi sorprendió a Juan Carlos. A partir de este momento, su equipo volvería a reclamar más balón. Todavía tendría un mano a mano el interior, si bien la jugada fue anulada por fuera de fuego. Su rabona sorprendía a propios y a extraños.

La segunda parte se iniciaba bajo la atención de 11.000 almas congregadas en las gradas. Gual seguía con su particular batalla con Owona, un duelo que se percibía en cada balón dividido. El central, muy atento, conseguía rehacerse cuando parecía ser superado.

Aún así, el Girona conseguía empatar. Una internada de Mojica acababa en un rechace de René que caía a los pies de Gual. Nacía así un nuevo partido.

El Almería pretendía recuperar la profundidad y la precisión de la primera parte así como un centro del campo devorado por los centrocampistas visitantes. Rápidamente, llegaba una buena oportunidad para el cuadro indálico. Vada disparó a los puños de Juan Carlos, una acción que acabó en un gol invalidado de Lazo en la segunda jugada. El argentino volvía a entrar en acción para forzar una falta peligrosa y la amarilla de Juampe en el 61´. El mismo se marcharía por Aguza seis minutos más tarde.

La primera mitad desgastó a muchos jugadores, por lo que el ritmo del partido descendió. El choque también se vio algo interrumpido por algunas faltas. Gaspar ingresaba en el verde en el 72´ en busca de un mayor dinamismo de los ataques rojiblancos. Las tornas cambiaron y era el Girona el que apostaba por el contrataque como arma principal.

La parroquia almeriense estallaba de felicidad tras el gol de Lazo. De nuevo tras una segunda jugada. Primero con la carrera y centro de Aguza, el remate de Sekou y el posterior rechace que aprovechaba el extremo para batir al meta gerundense con un soberbio izquierdazo.

El Almería siguió buscando la portería de su rival. Esa actitud llevó al equipo a disponer de un penalty que se encargaría de transformar Sekou con cierto suspense. La acción previa fue algo protestada por el cuadro catalán, pues se quejaban de que tanto el nueve como Juampe se agarraban en ese momento.

En el 85´, Lazo tuvo el doblete tras una brillante jugada individual mientras que Sekou se marchaba unos instantes después por Juan Muñoz. El Girona lo intentaría hasta el final pero las transiciones almerienses ponían en serios aprietos a los visitantes. De todas formas, el tercer tanto sentenciaba el encuentro.

Con la victoria, el Almería se coloca como líder provisional de LaLiga Smartbank

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.