Crónica. El Almería se ahoga frente al Fuenlabrada

22/02/20. Miguel Cano

UD Almería 0-0 CF Fuenlabrada

El Almería no supo desactivar el entramado defensivo del Fuenlabrada pero tampoco sufrió atrás.

Los visitantes dispusieron de una clara ocasión en el 19´ mientras que los mejores minutos rojiblancos tuvieron lugar a inicios de la segunda parte.

El Almería encaraba el choque contra el Fuenlabrada con la necesidad imperiosa de ganar después de cuatro partidos consecutivos sin hacerlo. Por su parte, el Fuenlabrada buscaba llevarse la victoria para olvidar la mala racha de resultados y colocarse de nuevo en posiciones de playoffs.

En medio de una tarde primaveral, el tifo de preferencia lo dejaba claro: ‘Lucha, cree y gana’, rezaba la pancarta. Los jugadores rojiblancos parecieron captar el mensaje y comenzaron atacando con verticalidad e ímpetu. Aún así, los visitantes conseguían frenar ese ánimo inicial.

Poco a poco el Fuenlabrada conseguía encadenar más jugadas ofensivas y asegurar un mayor dominio del partido.  Así pues, el Almería ya no conseguía asomarse demasiado a la meta de Biel Ribas. El primer susto para los locales llegaba a los veinte minutos, pues Iván Salvador a punto estaba de mandar a la red un pase atrás de Hugo Fraile.

El cuadro almeriense no terminaba de encontrarse y no conseguía fluidez con el balón. Jugadores como Kaptoum, Villalba o Aguza apenas aparecían y su equipo los echaba en falta a la hora de crear juego. Los rojiblancos volvían a apoderarse de la posesión pero no le servía para hincarles el diente a su rival. De hecho, el conjunto fuenlabreño defendía muy cómodo en bloque de 4-4-2 y apenas sufría.

La falta de creatividad era evidente y el respetable a veces se desesperaba y procedía a pitar en ocasiones puntuales. Para desesperación de los indálicos, los madrileños se replegaban muy rápido, por lo que no podían correr ni explotar los espacios.

En los últimos minutos de la primera parte, el Fuenlabrada intentó proponer algo más a través del juego directo. Sin embargo, ambos equipos se anulaban y el centro del campo apenas aparecía. Corpas pretendía alterar el orden establecido pero no era suficiente para abrir la lata.

La segunda parte comenzó con el mismo ritmo que la primera pero Corpas seguía opositando para que dicha situación no se mantuviese. Cuatro minutos después del inicio, el jiennense se marchaba en jugada individual de su marcador y servía un balón a un Juan Muñoz que remataba resbalándose. Era la primera clara de su equipo en todo el partido.

Después de esta ocasión, la escuadra almeriense comenzó a percutir por la banda derecha, hecho que animó a los congregados en los Juegos Mediterráneos. Los ataques parecían ahora más profundos. En el 56’, Fran Villalba se marchaba sustituido por Lazo para tratar de dar mayor dinamismo e imaginación en la zona de tres cuartos.

A diferencia de la primera parte, este ánimo se mantuvo y las sensaciones no hacían sino mejorar. Juan Muñoz estaba a punto de hacer el 1-0 tras un gran centro de Corpas pero su tanto se producía en fuera de juego. Kaptoum ahora se atrevía más con balón y sus pases eran mucho más verticales que en el primer apartado.

El Fuenlabrada permitía el primer contraataque en el 65’ en una de las jugadas más claras del encuentro. Sin embargo, Lazo no podía controlar el esférico tras un pase al hueco de Aguza. Un buen control lo hubiese dejado solo frente a Biel Ribas. El Almería ahora dominaba el partido con mucha más soltura, si bien el Fuenlabrada lo seguía intentando a su manera.

José María Gutiérrez se devanaba los sesos para encontrar el gol y como respuesta, introducía en el verde a Valentín Vada en detrimento de Juan Muñoz. Faltaban veinte minutos y las tornas se habían vuelto a igual.

Mere, técnico visitante buscaba lo propio con su equipo y en el 75’ sustituía a Jeisson por Caye Quintana en busca de más mordiente arriba. El ritmo lento y parsimonioso volvía a entrar en escena y las interrupciones comenzaron a ser habituales entre faltas y saques de banda. Mientras tanto, Darwin cedía su puesto a Iván Barbero en el último cambio de los locales.

El Almería seguía confiando más en su banda derecha para atacar y lo intentaba con centros laterales. Aún así, no eran demasiado acertados y la zaga madrileña defendía con facilidad. Conforme transcurrían los minutos, el Fuenlabrada parecía conformarse con el punto, por lo que las posesiones tenían una tonalidad cada vez más rojiblanca.

El cuadro almeriense se las daba de forma constante con un muro azul y comenzaba a impacientarse. Su juego era así mucho más directo pero no provocaba peligro. Ibán Salvador, centrocampista visitante, caía al suelo en los minutos finales por un golpe en la cara y se perdían dos minutos.

Una vez salido del verde el futbolista, se añadían cuatro minutos de descuento. Salvador entraba pasado un minuto pero apenas se jugaba ya. Mientras tanto, la música de viento no cesaba, pues la hinchada rojiblanca mostraba su rechazo a estas acciones. El Almería contaba con una última oportunidad con una falta desde el centro del campo pero el Fuenlabrada cerraba con solidez ese último intento, y de paso el partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *