Alto a la autoridad

24/06/20. Javi Montoya

En fútbol, como en la vida, todo es cuestión de dinámicas y rachas. De perspectivas y puntos de vista. A veces estás bien, luego mal, después fatal, más tarde regular y acabas fenomenal. O al revés. Hay días que todo te va rodado, llevas una semana genial y de pronto te llevas un chasco. Y lo malo de las malas rachas es que las desgracias nunca vienen solas. Por desgracia es un fenómeno paranormal que habremos experimentado la mayoría… Y si no, ¡qué suerte!

Tampoco todo es blanco o negro, cada vez se hace más amplia la escala de grises. Y lo que a mí me parece bien, a ti mal, a tu suegra fatal, a tu mujer regular y a tus amigos fenomenal. O al revés. Así, la factura del parón empezaba a inflársele a la UDA, que llegaba a La Romareda a 5 puntos del Zaragoza y con aliento en el cogote de equipos que venían metiéndose en puestos de playoff. Los maños tenían la ocasión perfecta para dar un golpe de autoridad por el ascenso directo dejando a un directo rival tocado y hundido, a 8 puntos y con 8 jornadas por jugar.

Las apuestas, para los que apuesten, estarían para meterle a una victoria visitante y llevárselo caliente, así que doble enhorabuena para los almerienses que se la jugaran con fe y riesgo. El partido fue un recital rojiblanco y una calamidad maña, con Cristian aguantando bajo palos la honra sin más ayuda que la de El Yamiq y Clemente -salió tras el descanso por un sorprendente y nuevamente nefasto Atienza-. Pichu y el niño Francés acabaron desquiciados en el banquillo.

Por la Unión sorprendió para bien y no sólo por el gol Appiah, funcionando en la izquierda por Lazo y conectando a la perfección con su asistente Martos. Balliu no quiso ser menos desde el otro lateral y le dio el segundo a Villalba. La pareja de centrales parece que también se asienta y por fin vemos a buen nivel al criticado Costas, acoplado con el recién adquirido en propiedad Maras. Por último, pero no menos importante, sobresalió la figura de otro que era objeto de críticas: gran partido de Vada, que respondió también donde importa. Jugando bien, sobre el campo. A seguir así. Y a mandar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *