What else?

16/06/18. Javi Montoya

Sean cafeteros o no, sepan más o menos inglés, tendrán presente el eslogan de Nespresso. Ese “¿qué más?” repetido por George Clooney pero con otro sentido podría preguntarlo cualquier aficionado almeriense que se precie cada vez que ve un nuevo capítulo de la historia de terror que vivimos en las últimas temporadas. El último, con un inquietante ‘continuará’, se rodó a principios de semana y se emitió el jueves en horario late night.

Mientras aún coleaba el tercer no-descenso consecutivo a 2ªB, la enésima no-venta del club por parte de Alfonso García y no sé qué historias, las pantallas de nuestras redes sociales se llenaban de lo que puede ser el bombazo del verano, un auténtico culebrón y spin off de ‘La pasión de mi locUDA’.

Lo de Morcillo y quienes caigan con o sin él, junto o tras el hasta ahora capitán rojiblanco, está trayendo cola. A la fecha y hora en la que escribo esto, que no coincidirá con la que ustedes lo leen, sólo pueden eclipsárnoslo la selección en su debut mundialista -eso tampoco ha tenido apenas expectación previa, no poca- o algún otro affaire -guiño y solidaridad desde aquí a quien haya visto interrumpidas sus merecidas vacaciones para publicar un comunicado sólo 13 horas después de que estuviera en boca de todos-.

Comunicado que, dicho sea de paso, podrían venderlo a un canal de televisión o medio amigo, igual que hizo Griezmann con su decisión. Comunicar que no hay nada que comunicar. Y a esperar. Veremos lo que pasa con los otros tres jugadores investigados, ya hasta me pregunto si aquellas “cosas desagradables” que hace un par de años se insinuaban como explicación para malas rachas y resultados no tuvieran tanto que ver con la magia negra sino con la lacra que se está cargando el fútbol a todos los niveles.

Llámenme romántico. O pardillo. Pero añoro aquel tiempo en el que crecí, allá por los 80-90, en el que no había tanta trampa. O al menos los listillos eran minoría y los ciegos mayoría, sin amaños generalizados, dopaje colectivo y el poderoso caballero dominando el mundo con sus apuestas, derechos televisivos, primas a terceros y a decimocuartos. ¿Qué más nos van a contar? ¿Hay algo de verdad, de pureza, en esta gran mentira o vamos desapuntando a nuestros hijos y sobrinos de todo para apuntarlos a ajedrez si es que no lo estaban ya? Cada día, algo nuevo… And nothing else matters.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.