Vuelta a la realidad

11/10/18. Luis Carrué

Esta semana, casi todos mis compañeros opinamos lo mismo, el sábado nos bajaron de la nube. El Almería se presentaba al estadio del Arcángel para prorrogar una racha de 3 victorias consecutivas en liga y buscar la cuarta. Durante la semana previa se estaba respirando demasiada euforia, cosa que es normal, después de conseguir un registro que hacía años que no se conseguía, pero que no auguraba buen final.

El Almería saltó al césped cordobés con las pautas de partidos anteriores, presión alta para buscar el error del rival y transiciones rápidas. El Córdoba vivía y vive tiempos convulsos, donde la figura de su entrenador Sandoval estaba en el alambre. Durante la primera parte si se reconoció al Almería de siempre, con incluso alguna que otra contra donde faltó el último pase. En la segunda parte, el Almería fue demasiado inoperante, viéndolas venir y a esperar el error del rival, pero cuando éste se juega las habichuelas y como dijo el propio Fran Fernández, no muestras la intensidad suficiente, tus defectos salen a la luz más que nunca, y ahí el Córdoba no perdonó.

Esta derrota puede ser positiva, nos puede servir para aprender que no hay que bajar nunca el pistón en intensidad y concentración y que ningún equipo es peor que nadie en esta categoría, cosa que el Almería ya ha demostrado a equipos como Málaga o Zaragoza. El sábado, nueva misión contra un rival harto complicado, pero que, si el Almería vuelve a tener la identidad que le caracteriza, no habrá ninguna duda que luchará cuerpo a cuerpo contra la UD Las Palmas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.