Vender e improvisar

29/06/19. César Vargas / @_CesarVargas

Hace un tiempo, Carlos García, mítico excentral de la UDA, visitó el Estadio Mediterráneo para reencontrarse con antiguos amigos y rememorar viejos tiempos. Recordaba el catalán el ascenso de 2007, con Unai Emery a la cabeza, en un equipo que terminaría convirtiéndose en el mejor plantel de la historia rojiblanca. Sin embargo, Carlos García echó la vista más atrás. Concretamente, a la 2005/06, donde situó la clave de lo que sería el ascenso más esperado por la provincia.

Paco Flores llegó a Almería en la temporada 2004/05, tras las fallidas experiencias de Castro Santos, Alfonsín y Fabri en el banquillo rojiblanco, con el equipo agonizando. De los 11 partidos que dirigió, el técnico catalán ganó cinco y empató tres. Salvó a los andaluces, y eso hizo que Alfonso García le ofreciera la renovación. Ese verano, atraídos por la figura de un entrenador contrastado, ficharon por la UDA futbolistas como Carlos García, Soriano, Crusat o Kalu Uche que se sumaron a los Acasiete u Ortiz Bernal que ya había en el plantel. Aquel equipo terminaría sexto en liga, pero hizo algo más importante: sembrar la semilla del ascenso. En verano llegó Emery, el club hizo un esfuerzo por retener a esos jugadores y los sumó a otros fichajes ilusionantes como Westerveld, Bruno, Mané o Corona. El resto es historia.

Este año, sin brillar tanto como aquel Almería de Paco Flores, los rojiblancos han sentado las bases de lo que podría ser un buen proyecto. Alfonso García tenía en su club a un entrenador capacitado apoyado por un vestuario con calidad y juventud. Sin coquetear con el ascenso, estos ingredientes sí han servido para lograr una holgadísima permanencia. Todo invitaría a pensar en que, apoyado por buenas incorporaciones, esto podría ir a más. Pero este Alfonso García no es el de 2006. Por eso, es inútil mirar al pasado. Los futbolistas que han destacado, seguramente, se irán. El dinero ingresado se perderá a saber dónde. Y llegarán jugadores gratis para empezar de cero. Esa es nuestra nueva base, la de vender e improvisar. Son otros tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.