Valorar al filial

20/04/19. César Vargas / @_CesarVargas

Nos puso en nuestro sitio Alfonso García en verano afirmando que el presupuesto para fichajes del primer equipo era más limitado de lo que pensábamos, pese a las ventas de Pozo o Fidel, debido a que “las bases suponen un millón y medio de euros. Nos ha costado mucho trabajo tenerlas en sus respectivas categorías y no le estáis dando ninguna importancia”. Así de rotundo se mostró en una de sus habituales comparecencias veraniegas. Ni media palabra más. Teníamos un filial en Segunda B y al primer equipo en Segunda. ¿Qué más queríamos? Ya estaba bien de pedir fichajes como descosidos. Por supuesto que había que renunciar a lujos innecesarios a cambio de tener unas bases competitivas, con el B como máximo exponente y orgullo de esta cantera.

Durante esas felices semanas estivales el Almería B se desvalijó, con jugadores claves como Chema o Sekou subiendo al primer equipo o líderes como Sofian abandonando el club. Sin embargo, nada podíamos reprochar. Estaba en la categoría de bronce. Había que valorarlo. “Las bases suponen un millón y medio de euros”, retumbaba en nuestros pensamientos, con Alfonso García empujándonos a la cordura cual Pepito Grillo.

Empezó la temporada del filial, y la cosa se torció. “Un millón y medio de euros”. Derrota. Derrota. Derrota. “Nos ha costado mucho trabajo tener las bases en sus respectivas categorías”. Semanas y semanas sin ganar. “No le estáis dando ninguna importancia”. Y sumidos en el descenso. Hoy, el Almería B está a 15 puntos de la permanencia cuando quedan 15 por jugarse. La tragedia se consumará en unas horas, mientras continúan resonando esas frases en nuestros maquiavélicos pensamientos contra el club.

Entonces, cuando estábamos a punto de pronunciar la palabra ‘ridículo’ para calificar la temporada del B, nos señalaron el camino correcto, una vez más. “Que el filial esté en 2ªB no es imprescindible”, afirmó Corona en la radio del club. Resulta que llevábamos meses equivocados. Que no supimos captar el mensaje veraniego del presidente. Menos mal. Un alivio, al fin y al cabo. Si es que no valoramos nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.