Vacaciones consensuadas

14/04/20. Raúl Piñeiro

Parece que lo lleva de serie, pero desde la llegada de Turki Al-Sheikh, el Almería da mucho que hablar, para lo bueno y para lo malo. El otro día, el club anunciaba que había llegado a un acuerdo con las plantillas del primer equipo y del filial para que tengan sus vacaciones en el próximo mes, volviendo al trabajo el 4 de mayo.

No tardaron las voces críticas en apresurarse a salir para denunciar que cómo el Almería podía obligar a sus jugadores a cogerse vacaciones cuando de todas formas no pueden ir a ningún sitio (aunque ya hay algunos futbolistas que se habían desplazado a sus países de origen). Para otros, fue una medida acertada, inteligente y pionera. Una forma de no abusar del maltrecho estado español con ERTEs al tiempo que se piensa en fichar a Neymar, como el FC Barcelona, por poner un ejemplo.

El Almería, de momento, no tiene intención de aplicar un ERTE a sus trabajadores y los jugadores no pierden un céntimo de su sueldo, ni se les obliga a ello. De hecho, a la hora de analizar este movimiento del Almería, la gente pasa por alto que en el comunicado se anunciaba el “acuerdo” entre el club y las plantillas. Por tanto, no hubo ninguna imposición, y sí una negociación y, por tanto un consenso para mayor beneficio de jugadores y entidad. Un pequeño detalle, pero que es significativo.

Además, a día de hoy es difícil saber qué va a pasar. El club tiene la intención de volver al trabajo el 4 de mayo, pero lo cierto es que, aunque vuelva a trabajar entonces, no hay garantías de  que la liga vaya a retornar. De hecho, tantas opciones hay de que  vuelva a haber competición como de que no la haya. Lo mismo estamos jugando partidos durante el verano, que lo mismo la temporada se ha acabado y en julio hay que hacer la pretemporada, con lo que a lo mejor los jugadores vuelven a tener más vacaciones en junio, dependiendo de lo que suceda con las competiciones.

De cualquier forma, uno no puede más que aplaudir la iniciativa rojiblanca, que sigue demostrando que en este club, por suerte, las cosas han cambiado. No quiero imaginar cómo estaríamos en esta crisis con Alfonso García. Mejor no pensarlo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *