Una plantilla de Segunda

09/08/17. Alejandro Asensio

Para competir ahí, en Segunda. Una plantilla de futbolistas con ansia, con ganas de llegar. Un vestuario ambicioso. Humildad y trabajo, valores esenciales en cualquier enfrenta. Eso es lo que transmite el Almería 17/18. No es garantía de acierto, pero es un buen comienzo. Romper con la dinámica y comenzar el año competitivo con ilusiones y energías renovadas.

Miguel Ángel Corona e Ibán Andrés confeccionan un grupo que comienza a emocionar a una cada vez más ponderable hinchada. Camino ya de los 9.000 abonados, la masa social del Almería no solo crece sino que se estabiliza en cifras de afición con solera. De ciudad de fútbol, de la que sigue a un nombre y a unos colores con independencia de los soles que más calientan y que más horas ocupan en los medios. Cultura, y no solo deportiva, en definitiva.

A mí este equipo me esperanza, me hace creer que hay vida más allá del agujero negro en el que respiramos a duras penas en los últimos años. Faltan puestos por perfilarse, jugadores por salir y alguno por llegar, pero lo que hay ya fomenta la fe. Un centro del campo, conflicto repetitivo en la campaña pasada hasta la llegada de Borja y la reaparición de Azeez, compuesto por un Mandi todoterreno, un Tino Costa de otro nivel y unos Alcaraz y Joaquín con tantas tablas como futuro es, cuanto menos, un estímulo agradable.

Qué hablar de la zona de creación, que en el fútbol moderno ya no está en la medular sino en el enganche. Fidel, Pozo, Gaspar, Álamo, Hicham y quién sabe qué más, acompañados de dos delanteros con perfiles diferentes y, a la vez, complementarios como Caballero y Juan Muñoz, que suena a equipo porfiador, de los que tienen protagonismo.

Es verdad que aún es pronto y que todo lo que digamos a estas alturas de la película son meras especulaciones, al igual que la teoría no sirve para nada si la práctica no acompaña, pero, en lo que a mí respecta, hay algo que me ilusiona como en las dos últimas temporadas no lo había hecho. Ya tengo ganas de ocupar mi butaca en el recinto de la ribera del Andarax, lugar que algún día fuese teatro de sueños para la afición almeriense, para, espero, disfrutar de una plantilla de Segunda que compita por ser de Primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *