¿Se puede?

27/04/20. Javier Montoya

Pregunta típica mientras pasas una puerta entreabierta. Primero cruzas y luego preguntas. Pues así andamos, en esa fase del confinamiento estamos. Ya le añadimos el prefijo des a casi todo. Hablábamos hace semanas de desconfinamiento o desescalada como algo lejano y casi utópico, pero ya está a la vuelta de la esquina. Ahora nos preguntamos si se puede sacar a los niños con balón o bici y hasta dónde podemos llegar, cuando hace un mes nos limitábamos a sacar al perro, en mi caso -afortunado, lo sigo y seguiré haciendo igual pero siempre antes de las 9 o después de las 21: nadie me lo exige, pero es puro sentido común para intentar evitar coincidir con mucha gente-.

En fin, preguntas. Muchas. Y algunas sin respuesta clara, con muchos peros. Podemos sacar a los perrillos y ahora ya a los críos, pero. A partir del día 2, si no pasa nada, se permitirá la salida para realizar actividad física individual y paseos en pareja, pero. Algunos no han dejado de currar, pero. Otros hemos cambiado el trabajo por teletrabajo, pero. Muchos han dejado directamente de trabajar. Y ahí no hay pero que valga. Lo que hay es paro. El prefijo tele se reduce al aparato por el que ven la vida todos los confinados forzosos que ahora no tienen empleo. La salud es lo primero, pero.

Entre el se puede o no se puede y los peros va pasando el tiempo. Ya casi mes y medio desde que empezó a cambiar la vida. Es preocupante lo que se nos viene encima a los que seguimos con cierta normalidad al pie del cañón, así que no quiero imaginar a los que se están dejando la salud o directamente han perdido a algún familiar. Mis respetos a todos. Ojalá contarles en el próximo artículo lo bien que me está viniendo dejar de lado el rodillo y salir a rodar lo que me dejen por nuestras carreteras o pasear por las calles del barrio. Eso será que se puede. Pero…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *