¿Se puede?, ¿tú? no, tú no

07/01/18. Gracián Cayuela Maldonado

No es al Real Madrid a quien deseo dedicar este artículo, aunque sí me gustaría destacar un adjetivo que utiliza en el estribillo de su himno, NOBLE, y viniendo del (dicen los que saben) mejor equipo de la historia, algo bueno tendrá.

Decir que la UDA no es noble sería faltar a la verdad, porque el club no tiene la culpa de los dirigentes que ocupan el cargo, y menos aún del resto que viven al amparo de su dueño, y que actúan bajo una supervisión dictatorial, aunque igualmente actúan, sin principios, sin moral, y sin la responsabilidad que un club de la LFP merece.

Es tal el enfado, que no encuentro frases para describir un acto tan torpe como despreciable. Y no, no es una guerra contínua contra Alfonso, sino del dueño actual (espero que por poco tiempo) contra todos. Si fue capaz de echar a Ortiz, buque insignia de nuestra Almería, es capaz de cualquier cosa, por vil que sea.

Se pueden contar por cientos los futbolistas que han saltado a un terreno de juego vistiendo la elástica rojiblanca con el escudo del mi ciudad, desde aquel partido inicial ante el Cádiz (0-1) en el “Juan Rojas”, hasta hoy, contra el Lugo. Muchos años, con infortunio de unos, y acierto de otros, pero me atrevería a decir, que todos empezaron con ilusión, y demostraron una profesionalidad intachable. Algunos, desde el aislamiento sometido por el Soriano de turno, seguían “partiéndose” la cara en cada balón disputado en los entrenamientos. Al final, el tiempo puso a cada uno en su lugar, a uno despedido, y a otro, celebrando el ascenso a la Liga Santander.

Dicho todo esto, y enlazando el inicio del artículo, estoy totalmente convencido que con un nuevo organigrama en el club, todo cambiaría. Y voy al grano. No es muy lógico que para el partido de hoy ante el Lugo, se pidan entradas desde el club gallego para un exrojiblanco, y la respuesta de la UDA sea: “No, para él no tenemos ni entrada al palco, ni aparcamiento en el Estadio”.

¿De verdad os pensáis que esa es la manera de crecer para un club?

Un futbolista que a pesar de las críticas e insultos vertidos sobre él, solo habló dentro del campo, como lo hacen los profesionales, y eso escoció mucho al mandatario. Jamás una palabra más alta que otra en ninguna entrevista, y agradecido siempre al club (aunque hoy le den la espalda) y agradecido igualmente a esa afición que sí estuvimos de su parte. Un futbolista que dejó muchos €uros en la hucha, a esa que ahora le falta un millón y medio. Un futbolista que ama su maravillosa tierra de origen, pero que quiere a Almería por lo mucho que le “ata”. Un CRACK, como a mí me gusta llamarle, al que desde aquí, le deseo otro año de éxitos, aunque el de turno diga: “¿Tú? No, tú no”.

OLE MÍ ALMERÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.