Relleno rojiblanco

30/01/18. Manolo Serrano

La ilusión es lo último que se pierde, pero sinceramente, que nadie se espere que los fichajes del mercado de invierno, ya sean finalmente tres o cuatro las incorporaciones, vayan a ser los salvadores de la UD Almería esta temporada. Está muy claro que habrán de ser los que comenzaron en pretemporada quienes saquen esto adelante, y seguramente lo harán porque, pese a no andar sobrados, el equipo de Lucas Alcaraz tiene los mimbres, aunque justos, para poder esquivar una temporada más la segunda b.

Y no es que no confíe en Soleri o en Lass, la próxima incorporación al club cuya llegada será cuestión de horas, aunque he de confesar que de Sulayman espero poco o casi nada. Pero el caso es que más que venir para tener peso específico en la plantilla, lo hacen como relleno y fondo de armario, ante la falta de recursos, y a su vez de efectivos, que ha provocado que el club rojiblanco se haya centrado en tratar de adherir jugadores al plantel casi por el mero hecho de aumentarlo en número, pero con la clara premisa de que sean a coste cero y en ningún caso centrando las miradas en ellos.

Puede que el delantero italiano llegue a ser titular e incluso meta algunos goles, o que el centrocampista guineano se gane un puesto indiscutible en la banda derecha, ante la falta de un jugador resolutivo en esa demarcación, pero desde el mismo club se ha querido dejar claro que el peso de la permanencia habrán de llevarlo los que ya estaban con anterioridad, es decir, que seguirá pasando por las paradas de René, la magia de Pozo y los goles de Rubén Alcaraz, y el resto serán todo especulaciones y esperanzas que podrán o no cumplirse, pero que parten con bastantes menos probabilidades de que lleguen a suceder. 

El club pide una vez más que la afición sea realista y abra los ojos ante la situación inédita por la que atraviesa la entidad, con un millón y medio de deuda, sin apenas patrimonio propio, y con jugadores en muchos casos a préstamo, como los que ahora se incorporan de relleno, pero eso sí, con los que habrá que seguir luchando por mantener una plaza en la LFP. No queda otra. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *