¿Qué está pasando?

13/06/18. Manolo Serrano

¿Qué estará pasando por la cabeza de Alfonso García ahora mismo? Esa es la pregunta del millón en Almería desde que el equipo salvara la categoría en el último partido ante el Lugo, más aún teniendo en cuenta que durante dos años se lleva especulando con la posible venta del club, pero ésta, por más que parezca hecha, nunca llega a producirse.

El presidente dio la cara ante los medios a la finalización del campeonato liguero, pero tan pronto hizo unas declaraciones en las que no escondía que la UD Almería estaba en venta, como salió días después al quite de los rumores y noticias que se venían publicando al respecto en las que se ponían nombres y apellidos a supuestos compradores, para desmentir rotundamente su veracidad a través de los medios oficiales del club. 

Hay tantas cosas que no nos cuadran desde hace ya dos años que yo particularmente no sé qué pensar. Por contextualizar un poco mis argumentos, debemos recordar que todo empezó con la publicación en portada de un medio local escrito, La Voz de Almería, en julio de 2016,  donde se hablaba de un fondo de inversión americano, que contaba con una empresa granadina como intermediaria, interesado en hacerse con el Almería, y del que después nunca más se supo. Sin embargo, los detalles de la operación eran demasiado concretos para ser inventados. ¿Cómo, quién y por qué se filtró esa noticia? A muchos esa jugada les pareció como la de alguien que pretendía poner el cartel de SE VENDE, pero sin hacerlo oficialmente, utilizando a un medio informativo con repercusión provincial para hacer ruido de fondo. Por cierto, según lo publicado, ofrecían 20 millones de euros.

Más tarde, en julio del verano pasado, fue el periodista Jordi Folqué a través del IDEAL quien daba la primicia de que el Almería estaba prácticamente vendido y con fecha incluso límite, el 10 de agosto, para que se formalizara la operación. Esta vez el fondo de inversión era suizo, y los intermediarios también granadinos. Pero nada, agua de nuevo. La venta no se produjo y el Almería 2017-18 echó a rodar con Alfonso García a la cabeza.

Ahora se vuelve a la carga con el tema, los suizos parecen tener claro que comprarán el Almería, pero el presidente dice que no tiene ofertas serias. Con todo esto, a mi solo se me ocurre una cosa, y es que la forma de pago de los compradores no convenza todavía a Alfonso, es decir, que las cuentas claras y el chocolate espeso. Al empresario murciano ya lo timaron con la venta de Uche y de Juanma Ortiz, traspasos por los que no vio entonces un céntimo, y quizá quiera ahora el pago inmediato y con garantías plenas, sin demoras ni plazos que pongan en peligro el cobro del montante total de la operación, que se tasaba en un principio entre los 20 y los 25 millones de euros.

Y para rizar el rizo, primero se convoca al Consejo de Administración para el 19 de junio, y después Alfonso invita a comer en Águilas a los Consejeros del club, con lo que todas las miradas se centran ahora en saber qué ocurrirá en dicho Consejo, y si será el momento elegido por Alfonso para hacer oficial la venta de la entidad. Mientras tanto siguen sin oficializarse fichajes y Corona declara públicamente que ve muy complicado vender el club en tan poco tiempo. ¿Alguien da más?

El anuncio de fichajes, la nueva campaña de abonos y la planificación de la nueva pretemporada podrían esclarecer que Alfonso se queda cuanto menos un año más, aunque mientras no haya noticias de todo esto, es complicado saber qué pasa por la cabeza del presidente. Por lo pronto las nuevas equipaciones llevan de nuevo la publicidad de URCISOL serigrafiada, un detalle más a tener en cuenta.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.