Porque mucha gente se lo merece

27/04/18. Manolo Serrano

Son momentos convulsos en la afición rojiblanca, los seguidores de la UD Almería, envueltos en la rabia e impotencia de ver a su equipo luchar una vez más por evadir el descenso, reciben la noticia de que Lucas Alcaraz se marcha del Almería a seis jornadas del final del campeonato. Hay quienes piensan que la gestión y planificación deportiva ha sido mala, otros que los jugadores tienen calidad pero no dan ni la mitad de lo que pueden y, por tanto, son los culpables, y algunos otros, los que menos, que ha sido el técnico quien nos ha llevado a esta situación. El debate sería interminable, y no por ello deja de ser necesario e imprescindible tratarlo a fondo, pero a su debido tiempo.

Fran Fernández, un hombre de la casa entregado a la UD Almería y a sus categorías base desde hace muchos años, tiene ante sí una oportunidad que viene reclamando desde hace tiempo. Lo hizo en una ocasión ante los medios, pero sobre todo habló con resultados, al sacar cuatro puntos de seis posibles en su primera interinidad en el banquillo del primer equipo, y al conseguir una goleada por 3-0 ante el Zaragoza que nos pintó la cara el pasado sábado, en la segunda ocasión que se ponía al frente del primer equipo. Él se merece nuestro respeto y todo nuestro apoyo, y no sería justo descargarnos ahora con el equipo en estos duros momentos, pues condicionaría el trabajo y podría afectar al resultado de los próximos partidos, todos ellos catalogados como auténticas finales. O una especie de “promoción de ascenso”, como denominó el propio presidente.

Conozco a Fran, de sobra sé que está preparado para dar el salto y sacar esto adelante, y estoy convencido de que lo conseguirá con la humildad, el sacrificio y el saber que nadie le ha regalado nada por bandera. Y también querrá y luchará por obtener un final feliz por mucha gente que hay detrás de este club y que él bien conoce. Hablo de chavales de la cantera, cuerpos técnicos de las bases, y otros trabajadores de diferentes departamentos, entre otros. La mayoría están a la sombra, pero su trabajo también suma para que el resultado final sea que nosotros podamos disfrutar de un equipo en liga de fútbol profesional.

El Almería, decía Lucas, es un club familiar en cuanto estructura. En todas las familias hay sus más y sus menos, y la rojiblanca seguro que no será una excepción, pero por ella, por su unión, por su integridad y por hacerla cada día más fuerte Fran se partirá la cara. También lo hará por su fiel afición y, por supuesto, para que los más pequeños puedan seguir teniendo la oportunidad que hace casi nada tuvo por ejemplo Joaquín. Confiemos en él, y por encima de todo, dejémosle trabajar en estos difíciles momentos. Su éxito será también nuestro. El sábado comienza la primera batalla de esta guerra. Vayamos a ella armados con nuestra camiseta rojiblanca, bufanda en mano y el sentimiento rojiblanco por bandera. El primer gol lo marcaremos desde la grada, porque Fran y mucha gente se lo merecen.

 

Nota Aclaratoria: Diario UDA, como medio que trata de poneros al día de la actualidad de la UD Almería, no se hace responsable de los contenidos No Informativos de sus publicaciones, es decir, aquellos en los que se vierten las opiniones personales de sus colaboradores, ni se identifica necesariamente con cada uno de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.