¿Por qué cambió Ramis de esquema?

11/09/17. Manolo Serrano

Luis Miguel Ramis realizó importantes modificaciones en su equipo, tras la derrota en liga ante el Numancia y la posterior eliminación copera frente el Cádiz. El técnico del conjunto rojiblanco daba ligeras pistas en la previa al encuentro del sábado, cuando dejaba fuera de la convocatoria a Javi Álamo y Nauzet, de manera que tan solo disponía de Fidel y Gaspar como extremos natos, y solo se guardaba la opción de reconvertir a Hicham, como recambio para estos jugadores de banda en la segunda parte.

Al conocer la alineación inicial, la incógnita quedaba despejada, Gaspar se quedaba fuera del once titular, y Verza entraba en su lugar, es decir, que uno de los cuatro centrocampistas, Mandi, Alcaraz, Verza o Pozo, deberían jugar fuera de su sitio, siendo finalmente éste último el sacrificado, ocupando el carril izquierdo.

Para entender estos cambios estratégicos quizá habría que remontarse a hace un par de semanas, cuando el técnico pidió públicamente un último refuerzo para la plantilla, tratándose de un extremo diestro que nunca llegó, sin embargo, quien sí lo hizo fue Verza, un jugador que mejora el centro del campo del equipo, aunque esta parcela del Almería fuese quizá la mejor reforzada del plantel antes de su llegada.

Cuando Ramis se dispuso a montar el nuevo puzzle ante el Lorca, y después de ver el rendimiento de su equipo días antes contra el Cádiz, descubrió que Verza estaba preparado para ser de la partida desde el inicio, mientras que jugadores como Álamo y Nauzet, de momento no están al nivel adecuado para competir. Ante la evidente falta de verticalidad y profundidad del equipo en sus últimos partidos, el entrenador quiso buscar algo distinto y le salió bien, pues pese a que la victoria ante el Lorca fue sufrida y en el último suspiro, el resultado es lo que cuenta, y los tres puntos se quedaron en casa.

Dicho esto, Ramis sabe que la solución ha sido solo pasajera, y que ante rivales de mayor entidad o experiencia en la categoría, el resultado podría haber sido bien distinto. El Almería con este nuevo sistema perdió por completo a Pozo, que apenas entró en juego, y cuando lo hizo fue para caer previsíblemente al centro, de manera que perdía toda improvisación, renunciando a ganar línea de fondo o intentar poner algún balón a Caballero. Fidel además jugó a pierna cambiada, por lo que optó repetidamente por pasar el esférico a Fran Rodríguez, en lugar de colgar balones al área, algo que salió muy bien por la espectacular actuación que cuajó el lateral diestro.    

En definitiva, Ramis buscó alternativas, improvisó, y consiguió lo que quería, pero ni convenció del todo, ni ésta va a ser una solución de futuro, sino más bien una medida de urgencia ante el juego plano que mostró su equipo en sus últimos enfrentamientos, a la espera de que jugadores de banda llamados a tener más peso, como Nauzet o Álamo, llamen a la puerta de la titularidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *