Piensa mal y acertarás

24/02/16. Juanjo López

Juan José LópezLa famosa frase “piensa mal y acertarás”, recogida en la obra “El Príncipe” de Maquiavelo, puede resumir el principio y final de mi artículo de hoy, porque como también se suele decir “prefiero prevenir, que curar”.

El pasado domingo tuvimos una oportunidad de oro para acercarnos a los puestos de la salvación, pero se quedó en plata, aunque doy por bueno el punto conseguido en Mendizorroza, me quedo con que ese punto cambie nuestro rumbo en las próximas semanas. El juego del equipo no era malo, desde el principio cumplíamos el primer objetivo, marcar y mantener la portería a cero, jugábamos contra el líder en su casa, contra once jugadores enrachados y un estadio tipo “Juan Rojas” (olla a presión), pero lo que nadie pensaba, era que también teníamos que jugar en contra de “un mal día” de un señor llamado Colegiado, casualmente, nacido en Albacete.

No voy a profundizar en el “mal día” del Sr. Ruipérez Marín, estamos a miércoles y ya hemos leído suficientes artículos sobre este asunto, incluso, el firmado por Manuel Serrano en este mismo medio titulado “El extraño caso de Ruipérez Marín” (muy bueno, por cierto). Lo que sí me vais a permitir, es mostrar mi total disconformidad sobre la actual normativa para la designación de los árbitros de los encuentros, visto lo visto, necesita un cambio. Y es que pregunto ¿os parece serio y acertado la designación del albaceteño Sr. Ruipérez, cuando el próximo rival del Almería sea el propio Albacete, siendo éste uno de los equipos con los que nos jugaremos seguramente la permanencia?, a mi no y si encima, como digo, tienes un “mal día”, apaga y vámonos.

Tengo entendido, que además de otros requisitos, los árbitros o asistentes no pueden dirigir partidos de equipos de su comunidad autónoma, pero sí hacerlo a equipos que estén implicados en luchas similares a la de equipos de su comunidad, como le pasó en 2012 a Clos Gómez en Granada, donde además del equipo local, el Zaragoza se jugaba el descenso a Segunda división, os puedo confesar, que no tiro más de hemeroteca porque miedo me da.

En este largo camino estamos solos ante las adversidades, lo del pasado domingo nos debe de servir para aprender que, además de en el campo, el Almería y cualquier otro equipo que se precie, debe defender sus derechos, incluso, en los despachos, porque si ellos no lo cambian, nosotros estamos para hacerles saber que “no basta con ser honrados, además, hay que parecerlo”.

One Response to Piensa mal y acertarás

  1. Manolo Méndez dice:

    Querido y muy estimado Juanjo:
    Prefiero pensar lo que voy a contestar y no hacerlo a la ligera, pero, principalmente, voy a hacerte dos observaciones.
    La primera: Como árbitro en activo que he sido durante muchos, muchísimos años, te aseguro que la teoría que expones es descabellada e infundada. Un árbitro no se jugaría jamás su futuro por favorecer a un equipo de fútbol. Ni aunque fuese el de su ciudad.
    La segunda: El que menos culpa tiene de lo sucedido el domingo fue el árbitro. Cuando te produces de forma imprudente (y hasta temeraria), lo más fácil es que te ocurran estas cosas. El cuerpo técnico sabrá qué hizo y por qué arriesgó una segunda amarilla -habiendo otras opciones para que el jugador no fuese expulsado-. Te aseguro que las hay.
    Hasta aquí quiero seguir opinando (abiertamente, al menos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.