Detalles

10/09/18. Manolo Serrano

En la tarde del sábado compartí en los estudios de Onda Cero los comentarios del partido disputado en el estadio El Sadar entre Almería y Osasuna con Chema Fernández y Juan Antonio Manzano, éste último narrando desde Pamplona, y, pese a que es un momento “fácil” para disparar y descargar nuestra frustración por el mal arranque liguero del equipo que dirige Fran Fernández, ambos compañeros coincidían conmigo en que el partido del Almería no estaba siendo malo hasta el momento del fatídico penalti, al margen de que lo fuera o no, y con el que Osasuna sacó máximo provecho sin que estuviera siendo claramente superior a un Almería que tuvo sus opciones, pero en el que decidieron esos pequeños, pero realmente grandes detalles, a los que alude el técnico almeriense desde el comienzo del presente curso.

El Almería lució en El Sadar su camiseta verde, como verde estuvo el equipo en labores ofensivas, donde la clave pudo estar en que Juan Carlos hubiese acertado a puerta vacía para haber hecho el 1-2 en el primer tiempo, o que algunas de las rápidas transiciones de Luis Rioja en el segundo acto hubieran acabado con un centro o disparo algo más preciso. No fue así, y el resultado ya lo conocen. Primer “gran” detalle.

Si analizamos el balance defensivo, aquí hay bastantes más aspectos que desgranar. En primer lugar, y más importante, por la izquierda hubo un auténtico filón por donde el Osasuna fraguó su victoria. Andoni y Luis Rioja sufrieron mucho, muchísimo, sobre todo en la segunda mitad, sin que se pusiera remedio al desaguisado que formaba continuamente un excelente Rubén García junto a Nacho Vidal. Segundo “gran” detalle. En segundo lugar, el entendimiento entre Trujillo y Saveljich debe mejorar en próximos choques, pues ayer quedó demostrado que es pronto para ver en ambos un eje de la zaga de garantías, con la excusa, eso sí, de que el argentino está recién llegado al club. Tercer “gran” detalle. Y para cerrar este apartado, me resta apuntar las deficiencias en labores de contención que mostró el Almería en El Sadar. Fuimos valientes, atrevidos, verticales y buscamos el triunfo en un partido de ida y vuelta, pero con el paso de los minutos se nos olvidó poner freno en la parcela ancha y eso facilitó las cosas al conjunto local, que apretó tras el descanso sin apenas oposición en la medular. 

En mi opinión Osasuna no fue claramente superior al conjunto rojiblanco para llevarse los tres puntos, menos aún con la rotundidad que refleja el resultado final, pero los pequeños detalles en el fondo son más grandes de lo que parecen, siguen penalizándonos duramente y hay que empezar a poner soluciones para traducirlas en puntos. Nos hacen mucho daño con muy poquito y eso echa a perder el indiscutible trabajo y esfuerzo colectivo del Almería que de momento le hace competir pero no sumar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.