Olvidadizos

02/03/19. Rubén Rozas Jódar

Con la victoria, tercera del curso con remontada, del pasado domingo, la UD Almería alcanzaba los 40 puntos en la tabla a falta de 15 encuentros para concluir la fase regular en el balompié de plata. Un conjunto que se está ganando el derecho a ser el equipo revelación esta campaña de seguir así.

Un importante triunfo que prolonga la tranquilidad en aguas del Mediterráneo, si bien se vio un tanto empañado por descalificativos entre sectores de ambas hinchadas. Así no es de extrañar que algún seguidor blanquiverde asegurase que “Almería es una porquería”, o desde el bando local algún aficionado deseó el descenso del conjunto califa. Un pique que se trasladó a las redes sociales, donde ya había comenzado y que se ha prologado en el tiempo.

Es por ello momento de recordar que ambas escuadras se enfrentaron en la última jornada de la competición regular en el curso 2015/16, donde firmaron un empate que permitía a los cordobeses disputar el Play Off y a los almerienses mantenerse en la categoría de plata. Dos entidades que últimamente muestran buena sintonía merced a sus fundaciones, como se comprueba en la invitación de la fundación rojiblanca a la blanquiverde para que su equipo de la Liga Genuine se desplazase al sureste español para disputar un triangular de fútbol adaptado este pasado jueves.

Quien suscribe estas líneas ha escuchado infinitas veces aquella frase que dice que “trata a los demás como quieras que te traten”. Algo que trato de llevar a la práctica. En relación a ello, recuerdo a la perfección aquella calurosa tarde del 17 de mayo de 2015 en la capital hispalense, concretamente en el Ramón Sánchez Pizjuán. Una tarde en la que un servidor, y cientos más de desplazados tuvo que escuchar como la hinchada sevillista le deseaba el descenso al conjunto dirigido por Sergi Barjuán. Una actitud que a este casi periodista le desagradó en demasía, y por lo que no se lo desearía a nadie ya que lo pudo vivir en persona.

Vivimos en una época en la que parece una obligación odiar a alguien para ser de un determinado equipo. Así, en ocasiones hay quien llega a preferir que le vaya mal al llamado máximo rival antes de que su club consiga éxitos. Igualmente, aquellos que emplean su tiempo en la grada en insultar al rival, al árbitro o en mofarse de la hinchada contraría, podría usar su tiempo en animar a su equipo. O, ¿acaso estás apoyando a tú equipo insultando o menospreciando a tu rival? La opinión del autor de este artículo es clara, le haces más mal que bien a tu equipo centrándote en burlarte de tu adversario o en insultarle.

Por otra parte, tampoco me gustaría pasar por alto los incidentes ocurridos el pasado fin de semana tras el CD La Cañada Atlético-CD 26 de febrero de la División de Honor juvenil, donde la violencia volvió a hacer acto de presencia. Unos hechos en los que presuntamente según el acta del duelo de la que se hacen eco diversos medios de comunicación almerienses y malagueños se encuentra implicado Apoño, mítico exfutbolista del Málaga CF entre otros y que actualmente se encuentra vinculado con el CD 26 de Febrero, si bien desde el club malacitano niegan que sea directivo o entrenador de su conjunto, comentando que es un simple simpatizante que acompaña al equipo juvenil con asiduidad.

En pleno 2019 continuamos observando situaciones violentas, tanto físicas o verbales, aunque haya quien quiera negar la existencia de la violencia verbal. Habrá quien piense que es solo fútbol, pero es muy triste que un deporte que tenía que servir para unir, en ocasiones provoque el efecto contrario, por la mala actitud de algunos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.