Memorias Rojiblancas. “O REI” ALVES

10/01/2019. Aarón Martínez

Un brasileño en una portería. Hace años, cualquiera diría que es el comienzo de una burla o una mala historia futbolística. Pero, en 2007 nos dimos cuenta, por lo menos en Almería, que en Brasil también saben pararlas.

Siendo uno de los jugadores destacados del Atlético Mineiro, Diego Alves ficha por un Almería cuya primera opción era Ustari. Sin embargo, las negociaciones se rompieron por el precio. Finalmente, el conjunto rojiblanco desembolsó 2,7 millones de euros por una incógnita. Sin conocer el idioma y con un período de aclimatación comenzó en el banquillo de los Juegos del Mediterráneo.

Su debut se produjo el 1 de diciembre de 2007 frente al Sevilla. No había jugado nada por la titularidad de David Cobeño. La “cláusula del miedo” del equipo hispalense hizo que Alves entrase en el once. Y éste respondió de la mejor forma posible: sacando todo y salvando al Almería. Un recital de paradas en un partido memorable. Fue el primer portero brasileño en jugar en Primera y completó unas cuantas acciones antológicas (una a Kanouté a bocajarro de escándalo).

Las dos jornadas siguientes (Valladolid y Betis) Cobeño fue titular. Por desgracia o por fortuna, en el segundo partido sería expulsado y Alves volvería a una portería de la que no se iría nunca más.

Alves es un portero que es un gato bajo palos. Un felino capaz de sacar balones imposibles. Unos reflejos como pocos. Además, en el uno contra uno es espectacular. La única pega que se le puede achacar es las salidas por alto, a pesar de medir 1´88.

En Almería estuvo cuatro temporadas en las cuales disputó 125 partidos. Es el cuarto extranjero con más encuentros en la entidad indálica (solo por detrás de Michel Macedo, Uche y Acasiete). También hay que hablar de las estadísticas que tiene, como 677 minutos sin recibir gol en 2007/08 o estar nueve partidos con la portería a cero en la 2009/10. Datos reveladores de la grandeza de este portero.

Pero si hablamos de Diego Alves y estadística, a todos se nos viene a la cabeza su capacidad para parar penaltis. Es devastador el porcentaje de penales atajados. Son 12 de 18 penas máximas falladas por sus rivales (diez paradas, un larguero y uno fuera). Dos de cada tres (66%). Revelador. Paradas a jugadores como Cristiano Ronaldo, Yeste o Llorente. Una capacidad para descentrar a sus contrarios como ninguno en la historia de la liga española.

La realidad es que fue vital para los éxitos del Almería en Primera el tiempo que estuvo. Posiblemente, el mejor jugador de esos cuatros años sea el guardameta brasileño. Siempre que preguntan o dicen quién ha sido el mejor portero de la historia del Almería, mi respuesta es rápida y clara. Dos palabras. Diego Alves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.