Memorias Rojiblancas. Ni Messi ni Cristiano, Fernando Soriano

07/02/19. Aarón Martínez

Comienzo por pensar algo con lo que empezar. Algo que sirva como homenaje para Fernando Soriano. Pero solo se me ocurre aplaudir. Alabar la carrera de un futbolista diferente. De uno de mis primeros ídolos y referentes en el mundo del fútbol. Alguien que seas del equipo que seas, hablas bien. “Queremos once Sorianos”, entonaba la Grada Joven. Añado algo más: no quiero once, quiero veintidós.

Fernando llega a Almería de la mano de Paco Flores en la 2005/06. Un fichaje que da un salto de calidad al equipo. En esta primera temporada consigue siete goles y dejar la semilla en la afición de ese idilio Soriano – Juegos del Mediterráneo.

El año siguiente será el del ascenso y el jugador maño es uno de los pilares del conjunto de Emery. Todos recordamos ese gol al Murcia en el descuento para sumar tres puntos vitales. Un centro pasado de Larrea y la defensa murciana que espera que no llegue nadie. Pero no llegar no casa con la filosofía de Fernando y, por ello, metió la puntita para colocar el balón en el fondo de las mallas.

Esa mentalidad es la que ha hecho grande a Soriano en su trayectoria. Ese sacrificio, la entrega en cada balón dividido y el dar todo por el equipo y el escudo han hecho que sea un símbolo de la UD Almería. El motor durante la década de mayor éxito rojiblanco. Este verano pude hablar con él y me dijo que su carrera se puede resumir en dos palabras: constancia y esfuerzo. Nadie mejor que uno mismo para este tipo de adjetivos.

En la etapa en Primera también fue uno de los artífices de los buenos años en la mejor liga del mundo. Solo cuando se fue al CA Osasuna una temporada, por casualidad o no, fue cuando el Almería bajó a Segunda. Sin embargo, volvió y la escuadra indálica subió dos temporadas después con un Soriano estelar. Doce goles y vuelve a ser importantísimo para Javi Gracia.

Siempre ha sumado al equipo. Es algo que no se puede negar. Es el jugador que puso el centro a Azeez en el histórico Almería – Betis de la 13/14 y en el último partido en Primera fue el mejor. Salió sustituyendo a Mauro dos Santos cuando más necesitaba el equipo un plus. La gasolina para incendiar la caldera rojiblanca. Con su gol y su celebración, todo estalló. Como ya dije en el artículo de ese partido, uno de los goles que más he celebrado.

El jugador maño crece en el equipo de su tierra, el Real Zaragoza. Pero tiene en el Almería ese segundo equipo. Y en la ciudad esa segunda casa. Un almeriense de adopción. Como diría Helenio Herrera: “Quien no lo ha dado todo no ha dado nada”. Eterno Soriano.

2 Responses to Memorias Rojiblancas. Ni Messi ni Cristiano, Fernando Soriano

  1. Loli dice:

    Un buen artículo.👍👏👏👏👏

  2. luis dice:

    aparte de ser un gran tipo,futbolisticamente nos ha dado mucho,un centrocampista con gol es un lujo y que goles como se comenta en el articulo,un jugador consciente de sus limitaciones pero potenciando sus virtudes (mas de una vez lo ha explicado el mismo) y con entrega maxima un profesional como la copa de un pino,uno de los nuestros siempre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.