Memorias Rojiblancas. Maxi, inicio y final

 

 

 

 

 

 

 

 

28/03/19. Aarón Martínez

La historia de hoy comienza en Berja. Un 21 de febrero de 1948, en plena dictadura franquista nace uno de los grandes del fútbol almeriense, José Antonio Rodríguez Castellón, conocido futbolísticamente como Maxi. El jugador virgitano comienza su carrera en el equipo de su barrio, el San Miguel. Paso a paso crece como jugador hasta tener la oportunidad de jugar en el juvenil del Plus Ultra. Este equipo se fusiona con el Pavía en la 71/72 y nace la Agrupación Deportiva Almería. En este equipo ya hay jugadores de la talla de Juan Rojas, Goros (capitán) y el propio Maxi. La primera temporada que disputan en Regional es un éxito, con el ascenso a Tercera División venciendo una eliminatoria disputada frente al San Fernando.

Tras dos temporadas a buen nivel en Tercera División siendo un pilar básico en el centro del campo, el destino copero hace que su vida cambie por completo. En una eliminatoria de la Copa del Generalísimo hace dos partidos magníficos frente al Oviedo. El entrenador pide al presidente carbayón que Maxi se incorpore a la plantilla. Inmediatamente ambos clubes llegan a una solución económica y el jugador almeriense es traspasado al Real Oviedo. Pasa de Tercera a Primera. De jugar en Algemesí a Las Palmas. El equipo insular estaba invicto y ese día el equipo asturiano vence 1-2 con Maxi como mejor jugador. Casi nada.

Cinco años dura el periplo del futbolista en Asturias. Suma 148 partidos, con un ascenso a Primera y dos temporadas en la máxima categoría. Experiencia que vendrá de lujo a un Almería que necesita a un jugador como Maxi. Regresa a casa en el año del ascenso a Primera, el mayor hito en la historia del fútbol almeriense hasta la fecha. Esa campaña 1978/79 hacen historia cuatro jugadores de la tierra que ascienden: Maxi, Rojas, Camacho y Andújar.

Los dos años en Primera son los más mágicos. En la primera temporada, ningún equipo visitante gana en Almería. Madrid y Barcelona solo logran empatar aquí. El jugador número doce fue la afición. Fundamental también fue Maxi siendo clave en defensa. Un fijo en los esquemas de Maguregui, Arsenio Iglesias, Etxabe y Alés como lateral izquierdo.

Sin embargo, todo se tuerce tras el descenso a Segunda en 1981. Ese año también se desciende a Tercera por los problemas que tenía el club. Las deudas y los problemas con la Federación hacen que todo llegue a su fin. La historia de Maxi y de la AD Almería acaba en el verano del 82. Es el año del Mundial de España… y el del fin del club. Desaparece el equipo en agosto con el jugador virgitano en la plantilla. Maxi ve nacer y morir a la Agrupación Deportiva.

Maxi fue declarado uno de los cien almerienses más influyentes del siglo XX y en 2006 recibió el escudo de oro del Ayuntamiento de Almería. Desde Berja a Oviedo, pero siempre con el Almería en el corazón. Desde 1971 a 1982. Emblema de Almería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.