Memorias rojiblancas. El marcaje de Chico a Xavi

07/06/19. Aarón Martínez

Tiempos de éxitos. El equipo en Primera División y la semana previa a visitar uno de los mejores estadios de la competición liguera. Ese duelo no iba a ser nada más y nada menos que frente al Barça de Guardiola, un rival que en aquel momento no existía manera de cómo pararlo. Un conjunto que semanas después completaría el sextete y que venía de deleitar a todos los aficionados del fútbol. Su punto culminante llegó en Roma y esa final de Champions frente al Manchester United.

Hugo Sánchez, junto a su segundo Sergio Egea -actual entrenador del Real Oviedo- idearon un planteamiento para contrarrestar el juego del rival al que se iban a enfrentar el fin de semana. La táctica de ese Barcelona de Pep era una presión alta junto a una posesión del balón. La recuperación tras pérdida y la creación de los centrocampistas eran puntos clave. Por ello, la opción de Hugo fue el marcaje de Chico a Xavi y de Juanma Ortiz a Iniesta, además de reforzar la banda izquierda con Cisma y Guilherme con las ayudas constantes de Acasiete.

Los marcajes individuales eran cosa del pasado. Modelos anticuados que se basaban en eliminar al mejor rival del equipo contrario. El más famoso puede ser el de un joven Beckenbauer a Bobby Charlton en la final del Mundial 66´. Otro puede ser el de Gentile a Maradona en el Mundial de España, el de Camacho a Cruyff para impedir el juego del holandés o el de Goyo Benito a Biri Biri en un Real Madrid-Sevilla.

La intención era básicamente desactivar el centro de operaciones culé y cortocircuitar la banda de Leo Messi y Dani Alves. El partido, correspondiente con la jornada 6 de la liga 2009/10, se recuerda sobre todo por el marcaje de Chico a Xavi. El otro marcaje quedó más en segundo plano. El gaditano asfixió al centrocampista catalán durante los noventa minutos y lo anuló. Xavi Hernández no pudo hacer su partido por el trabajo inmenso de Chico Flores.

En palabras de Xavi en el postpartido, “ha sido una obsesión”. Una frase que define el nivel de presión que supone esa marca. Una de las peores noches del futbolista de Terrasa en su carrera deportiva. A pesar de esto, hablaron durante el partido y al final de éste, se intercambiaron las camisetas. Lo que pasa en el campo, se queda en el campo.

El partido fue trabado para el conjunto azulgrana. Sin embargo, consiguieron la victoria gracias a un gol de Pedro. Un derechazo a la escuadra de Diego Alves. Ese tanto fue el único en subir al marcador, ya que el equipo de Pep no se encontró durante todo el choque. El trabajo de Chico fue determinante para ello. Quizás lo negativo de todo este entramado defensivo fue que para el Almería tampoco fue un gran día. Ni un tiro a puerta para una visita que supo a poco.

El día del partido frente al equipo del triplete se convirtió en el partido que intentaron eliminar al cerebro del Barça. Una batalla individual en un terreno de juego que jugaron diez contra diez. Planteamientos de antaño para fútbol moderno. Defenderte de una artillería pesada con un sistema de trincheras. El resultado, una derrota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.