Memorias rojiblancas. Charles, pistolero brasileño

20/09/18. Aarón Martínez

El primer recuerdo que se me viene a la cabeza cuando me dicen gol es Charles. Podríamos hablar de Ulloa, de Negredo, de Francisco. Pero hoy toca hablar del brasileño. Un delantero insaciable, un cabeceador excelso y ese tipo de nueve clásico. Solo lo pudimos disfrutar una temporada, pero vaya añito. 32 goles en una campaña en la que celebramos el último ascenso a Primera. Ese equipo histórico de los Aleix Vidal, Iago Falqué, Leo Ulloa, Esteban o Soriano. ¡Vaya plantel!

En el verano de 2012 aterrizo a Almería Charles Dias, procedente del Córdoba. Quizás no te entraba por los ojos en cuanto calidad, pero sí por su capacidad de gol. Se los generaba como quería. De cabeza, con la izquierda, con la derecha, de pillería. De todos sus goles, el 81% fueron al primer toque. Un punta rematador, tan necesario en la categoría de plata y que tanto echamos en falta últimamente.

Nadie ha marcado más goles en unos playoffs de La Liga 123 (5 goles) y nadie me podrá borrar todos los recuerdos que tengo de este jugador. Aquel hat-trick en El Sardinero frente al Racing, ese partido en el Anxo Carro en Lugo que acabó 3-5 o su último partido con la camiseta rojiblanca. Ese encuentro fue especial por todo lo que supuso, pero Charles ese día se salió. Aquella carrera para rematar el partido. Se hizo eterna, pero en un instante, con un simple toque, se fue del portero y sentenció la vuelta a Primera. Maravillosa locura la que se vivió ese día en el estadio de los Juegos del Mediterráneo.

Nuestros caminos se separaron al irse al Celta por un millón de euros y no jugó ni un minuto en Primera con el Almería. Lo que pudo ser y nunca fue. Nunca sabremos lo que hubiese pasado, pero nos da igual. Eterno Charles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.