Memorias rojiblancas: Casuco, el inicio de todo

04/02/2020 Aarón Martínez

El día que el campo Municipal de Fútbol de Almería cambió su nombre a estadio Municipal Juan Rojas, la historia del Almería dio un giro de 180º. La derrota en aquel partido contra el Cádiz supuso la destitución de José María Salmerón y la llegada de Juan Martínez, más conocido como Casuco. El Consejo de Administración depositó toda su confianza en el técnico murciano a falta de 16 jornadas y a cinco puntos de la salvación. La Tercera División era una amenaza real.

La hazaña se logró con una notable racha de partidos, salvando la categoría con cuatro jornadas de colchón. La estabilidad era uno de los objetivos en unos tiempos en la que la joven Unión necesitaba calma tras unos años de tormenta. La persona de Casuco era la adecuada para ello, con una filosofía clara de apuesta por la gente joven y de la casa. En estas campañas comienzan a asentarse figuras como Ortiz, Francisco, Barbero o Raúl Sánchez. Talento para un Casuco que empezaba a crear ese Almería del futuro.

El ascenso a Segunda en 2002 es el hecho que corona a muchos de estos futbolistas. Y todos ellos con un denominador común: su procedencia. La plantilla que sube de categoría cuenta con nueve almerienses en sus filas. La UD Almería finaliza en tercer lugar en la clasificación y tiene que jugar una liguilla para ascender. Los rivales serían el Pontevedra, el Espanyol B y el Real Madrid Castilla. La victoria contra el filial blanco (4-1) es decisiva para el logro, confirmado en Pontevedra. En la ciudad gallega, el plantel rojiblanco asciende a Segunda División. Casuco es uno de los grandes culpables de este hito.

El establecimiento en la categoría no iba a ser sencillo. Las instalaciones, como el estadio de la Juventud o el mismo Juan Rojas necesitaban un lavado de imagen. A pesar de todo, Casuco se mueve bien en las adversidades. Logra varias cesiones de su Real Zaragoza, como el delantero Bilic. La primera victoria llega en la séptima jornada, con la victoria en casa contra el Compostela. El encuentro queda marcado por el penalti salvado por Barbero en el descuento. La irregularidad en la segunda vuelta de la competición no sentencia al equipo, el cual salva la categoría en la última jornada contra el Poli Ejido.

El verano de 2003 es el cambio de máximo accionista del club. La llegada de Alfonso García no alegra del todo a su paisano Casuco. El entrenador, que cumplía su cuarta temporada en el Almería y era una referencia en la ciudad, criticó de forma tímida a la nueva directiva. Las doce primeras jornadas de liga el Almería logra estar invicto y líder del campeonato. La victoria en casa contra el Poli será la última de esta racha… y de la etapa de Casuco como entrenador. Tras esto, acumula nueve partidos sin ganar. En la jornada veinte, tras una derrota frente al Cádiz, es despedido después de tres años en la entidad almeriense (curiosamente, acaba igual que su antecesor Salmerón).

Sin duda, Casuco es una figura destacada del club. Es el entrenador que más partidos ha dirigido en la historia de la UD Almería con 117 encuentros. Su paso dio forma a lo que posteriormente fue finalizado por entrenadores como Paco Flores o Unai Emery. La llegada del equipo andaluz a la Segunda División no se entiende sin la figura del técnico lorquino, al igual que su asentamiento en el fútbol profesional. El comienzo de un proyecto que sigue adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *