Memorias Rojiblancas. Bruno, el pulmón del carril derecho

31/05/19. Aarón Martínez

Bruno Saltor ha decidido colgar las botas este mes tras siete temporadas en el Brighton. Su último partido fue frente al Manchester City de Pep Guardiola, en el que se le rindió un emotivo homenaje para cerrar su etapa como futbolista. De esta forma, acabó la carrera de unos de los integrantes del ascenso de 2007 y, para muchos aficionados rojiblancos, el mejor lateral derecho de la historia del club.

Bruno nació en El Masnou, pero se crio en Tarragona. Formado futbolísticamente en tierras catalanes, jugó en Espanyol, Nàstic y Lleida antes de llegar a Almería. Su posición era la de interior o mediocentro, pero fue en la ciudad ilerdense donde se consolidará en el lateral derecho.

Tras el descenso del Lleida a Segunda B, Bruno fue el primer fichaje de la dupla Olabe-Emery. En su primera temporada logra el ascenso y se consolida como uno de los mejores laterales de Segunda División. Logra cubrir de una manera sobresaliente una posición que había dejado Manolo Gaspar.

Su establecimiento en la élite iba a ser más rápido de lo que se esperaba. En Primera se consolida gracias a su regularidad en el terreno de juego. Juega casi 3000 minutos enfrentándose a los mejores jugadores de la liga. El año de Bruno llamó la atención de los mejores equipos de España, llegando a firmar un precontrato con el Real Betis que no se completaría por el descenso del equipo sevillano.

En su última temporada en tierras almerienses, cierra una campaña nuevamente fantástica. Es el jugador más utilizado de la plantilla y su rendimiento le lleva al Valencia. Allí se juntaría nuevamente con Unai Emery. Cierra un ciclo en la etapa más brillante del equipo en su historia.

En sus tres años en Almería, Bruno Saltor demostró ser un lateral derecho polivalente, pieza clave en la escuadra indálica. Calidad, compromiso y lucha definen a un jugador que creció aquí. Un defensa efectivo y que controla a la perfección el equilibrio entre ataque y defensa. Su oficio defensivo era capaz de amargar la tarde a su marca. No obstante, el recorrido que ofrecía era excepcional.

Su conducción con balón y sus incorporaciones fueron claves en su etapa en Almería. La pareja que formó con Mané era una de las bazas de Emery para construir un gran equipo. La importancia y el peso que dio Unai a sus laterales fue determinante. El complemento de estos defensas que se convertían en carrileros eran unos delanteros rematadores. Nombres como Míchel, Negredo o Uche fueron la suma perfecta para el éxito rojiblanco.

Bruno Saltor disputó tres temporadas (2006-09) con la UD Almería, con 109 partidos. Llega al equipo rojiblanco en un proyecto de ascenso y se marcha en Primera y siendo uno de los mejores laterales del ámbito nacional. Su explosión es innegable y su final en Almería es la constatación de su plena madurez futbolística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.