Memorias rojiblancas: aquellas mañanas de fútbol en Murcia

19/03/2020 Aarón Martínez

En tiempos de confinamiento y estancia en casa, nada mejor que reencontrarse con el fútbol y la UD Almería. Un café, una manta, la tele y la compañía de tu gente. En Youtube un usuario llamado Juan Alberto ya ha compartido varios partidos completos de los unionistas. Materiales más históricos podemos encontrar en Footballia, donde hay encuentros incluso de la Agrupación Deportiva. Joyas a golpe de click. En una de esas tardes, volví a ver un Ciudad de Murcia-Almería del año 2007. Un duelo de la jornada 33 de la 06/07 en la que se citaban dos equipos de mucho nivel.

El Ciudad de Murcia era un gran equipo en casa (ninguna derrota ese año) que contaba con jugadores como Goitom, Luque, Saizar, Tordesilla o Iván Amaya. El Almería llegaba tras dos meses sin perder fuera de casa y con un colchón para el ascenso de trece puntos. Valladolid, Real Murcia y el equipo rojiblanco eran los serios candidatos para ascender. Este partido se convertía en decisivo, ya que el Ciudad de Murcia era el cuarto clasificado.

El choque comenzaba con un ambiente enrarecido por problemas entre el club murciano y el Ayuntamiento, que derivarían tiempo después en aquel traslado escandaloso y el nacimiento del Granada 74. La afición almeriense empujaría a su equipo con más de 2.000 hinchas desplazados a tierras murcianas. Los primeros minutos arrancaban con una superioridad clara del plantel local. Tras varias ocasiones, como una de Saizar al palo, el Almería estaba contra las cuerdas.

Sin embargo, en momentos delicados, aparecen los detalles que dan ascensos. Un centro de Crusat golpea en el pecho de Amaya y el árbitro concede la pena máxima. Esa oportunidad de oro es aprovechada por Michel que pone por delante al equipo visitante y suma su décimo tanto aquel año. Los primeros 45 minutos acabaron con un diagnostico evidente: Goitom reinaba en La Condomina. El delantero sueco, que después jugaría en Almería, ganaba todo por arriba y volvió loco a la pareja Carlos García-Acasiete.

La segunda parte amenazaba con seguir teniendo el protagonismo local, y así fue en el arranque. No obstante, el factor Soriano fue fundamental para el Almería. El centrocampista leyó a la perfección el encuentro y estiró el campo. A partir del minuto diez, el equipo visitante comenzó a llegar con más peligro, coincidiendo con el mayor empuje del Ciudad de Murcia. Un gol anulado a Crusat y un tiro al palo de Soriano prácticamente seguido fueron el punto de inflexión, junto a la entrada de Ortiz.

El partido se convirtió en un ida y vuelta que ninguno de los dos aprovechó. Al final, victoria para el Almería por la mínima. Y la sensación que el ascenso estaba en la palma de la mano. Pie y medio en Primera División para un equipo que está en el recuerdo de todos. En mañanas como aquella, se logró el objetivo de volver a la categoría de oro del fútbol español.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.