Matrícula de honor

21/04/20. Raúl Piñeiro

En mi artículo de la semana pasada acababa reflexionando sobre el estado en el que estaría nuestro Almería con toda esta crisis del coronavirus de no haber cambiado de propietario. Cuesta imaginar a Alfonso García haciendo una generosa donación de 1.2 millones de euros y más aun cuesta imaginar a este Almería sin haber aplicado un ERTE y verse abocado a una desaparición. Seamos realistas. El club, con Alfonso, ya no es que vivía al límite, vivía por encima de sus posibilidades, cogido con pinzas, y más temprano que tarde el desenlace nos habría sido más que conocido, desafortunadamente.

Por suerte, en agosto Turki tuvo a bien comprar nuestro club y el cambio ha sido tal que el Almería de Alfonso es la noche y el actual es el día. El guardameta Fernando destacaba este cambio espectacular el otro día, y no es para menos. Los  futbolistas del Almería, de vacaciones para aprovechar el parón, saben desde el domingo que el club no tiene la intención de tocar sus sueldos ni ahora, ni en el futuro, por el tema del Covid-19. Ni el de los futbolistas, ni el de los empleados.

Un comunicado que, esta vez sí, recibió los elogios y los aplausos a nivel nacional. A mí me molesta que la donación pasara más bien desapercibida en los medios nacionales, pero sí que vi una tendencia generalizada de halago a la gestión del Almería tras anunciar que ni ERTE ni ERTA.

Que el Almería cuida de sus trabajadores, sea cual sea su condición, y con más motivo en unos tiempos tan difíciles como los que nos están tocando vivir. Un orgullo para todos los que formamos la familia del Almería. Con independencia de los éxitos deportivos, que seguro que llegarán, todo lo que está haciendo el club en materia social merece la matrícula de honor, y su presidente merece un reconocimiento enorme por parte de todos, incluidas nuestras instituciones.

Entretanto, todos miramos de reojo lo que pueda pasar con la competición. Parece que volveremos a jugar, pero a puerta cerrada. Esperemos que los jugadores regresen con las pilas cargadas para buscar el ansiado ascenso a Primera…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *