Más vale malo conocido…

07/08/16. Raúl Piñeiro

PiñeiroQue bueno por conocer, dice el refranero popular. Y el Almería lo aplica al dedillo. Debe ser el club con mayor número de retornos de la historia. Parece que el club prefiere coger la vía rápida y fácil, la de contratar gente que haya pasado por la tierra pese a que su aportación pueda quedar lejos de lo que un día fue. No es el caso de Ángel Trujillo. El central madrileño es el compromiso y el amor por los colores en persona. Almería es su casa y el Almería es su club. Ha estado un año de excedencia en el Levante donde las cosas no le fueron todo lo bien que cabía esperar. Pero ha vuelto. Como lo ha hecho Corona. Como en su día lo hizo el propio Soriano. Como lo hicieron gente como Uche, Mane, Juanito… y como lo harán en el futuro Verza, Zongo, Dubarbier y Vélez, si es que estos 3 últimos alguna vez abandonan el club. Somos así, como una gran familia.

Muchos defenderán esta política de retornos con la teoría de que prefieren a gente comprometida y de la casa a experimentos con gaseosa como lo fueron Montoro y Eldin, que solo estuvieron en Almería apenas unos meses pero parecen el demonio. Yo, en cambio, entiendo que esa falta de transición, esa ausencia de relevo ideológico y generacional, es la que tiene al Almería estancado. Necesitamos un cambio de tercio como lo necesitábamos en 2005 cuando Paco Flores empezó a traer al bloque que tan buenos resultados nos dio. Pero ya va siendo hora de que nos olvidemos del pasado y miremos al presente y al futuro, aunque hay gente en la entidad y en el entorno que no está dispuesto a hacerlo.

Trujillo mejora lo que hay, porque, entre otras cosas, poco había en defensa. Se marcharon Michel Macedo, Saveljich y Cuellar en defensa, pero hasta la fecha solo había llegado Quintanilla, central expeditivo en Segunda B, pero sin experiencia en Segunda A. Por tanto, la llegada de Trujillo solo puede ser celebrada, con independencia de su pasado rojiblanco. El problema es que a muchos nos gusta Saveljich. El argentino, de pasaporte montenegrino, asumió el liderazgo de la defensa desde su llegada y se hizo indiscutible. Saveljich quería volver. Y no sé hasta qué punto el Almería quería que volviera. El caso es que parece difícil que lo volvamos a ver vestido de rojiblanco, al menos esta temporada. Queda la esperanza de que en sus pocos meses por nuestra ciudad haya entrado en ese selecto club de jugadores que pueden retornar al club. Otros, en algunos casos de forma incomprensible, no tienen esa suerte, como le ha pasado a Javi Espinosa…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *