Maneras de sinvivir

21/07/20. Raúl Piñeiro

Viniendo de donde venimos, salvándonos 3 temporadas en la última jornada de un descenso que dábamos por seguro a Segunda B, hablar de sinvivir en el contexto actual parece hasta una frivolidad. El Almería de Turki dejó escapar el ascenso directo que ha sido el más barato de la historia, o al menos de los más baratos. Viniendo de aquellas finalísimas en Córdoba o Lugo, que definían a la perfección lo que es un sinvivir (estado de angustia que hace vivir con intranquilidad a quien lo sufre), comparar aquello con la situación actual da cosilla.

El Almería, como digo, dinamitó sus opciones de ascenso directo. Hemos tenido partidos en los que nos han enamorado y otros, demasiados, en los que nos han sacado de quicio. El ascenso, que parece obligatorio tras el desembarco de Turki, se ha convertido en una agonía insufrible. Y por si no hubiéramos tenido poco, ahora nos toca prolongar la agonía con estos play-offs en los que cualquier cosa puede pasar. Si me preguntan después del partido ante la Ponferradina, y si lo pienso incluso en frío, no tenemos opción alguna de ascender.

Si le preguntan al Raúl aficionado del Almería irracional, que ha seguido a su equipo por toda la geografía nacional y al que le hace falta poco para ilusionarse, aun tengo un resquicio de esperanza, y más cuando mi admirado Manolo García recordaba en su facebook el otro día que salvo el primer play-off del Almería CF, donde “pagamos la novatada” como él mismo dice, el Almería, siempre que ha disputado play-off de ascenso ha vencido. A eso me agarro ahora mismo. No hay mucho mas a lo que agarrarse.

Es un clavo ardiendo, y más sabiendo que con 4 entrenadores, tanto movimiento de futbolistas, sin un estilo de juego definido, sin un grupo formado y sin un entrenador que temple los ánimos y las ansiedades de sus futbolistas, lo normal es que caigamos a las primeras de cambio. Ahora bien, el play-off tiene algo de lotería y la calidad del Almería puede ser determinante. Como diría Rosendo: “Voy aprendiendo el oficio, Olvidando el porvenir, Me quejo sólo de vicio, Maneras de (sin)vivir”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *