Los límites

03/02/20. Javier Montoya

Todo tiene un límite. Pruebe a llenar un vaso de caña con un tercio de cerveza: lo tendrá que hacer en dos veces o derramará algún centilitro de ese preciado bronce líquido -a no ser que no le guste la cerveza y/o beba Cruzcampo, que eso ya es hojalata y no pasa ná si se derrama, mi arma-. Encauzando el asunto hacia lo deportivo, todo atleta tiene sus límites: Induráin se quedó en 5 Tours, Valverde se retirará con 40 y pocos años o Nadal, cuando haga lo propio, lo hará con unos 20 Grand Slams. Ni más ni menos. Hasta ellos tienen sus limitaciones.

Los equipos, igual; y esta UDA no iba a ser menos. Por compararla con un gran deportista la voy a comparar conmigo mismo: tuvimos unos inicios con claroscuros y llegamos al verano de 2018 con cierta lucidez: los rojiblancos confiaron en Fran Fernández y yo decidí que era hora de jubilar mi vieja bici de montaña y comprar una de carretera. La temporada pintaba bien para ambos pero nuestro límite estaba menos elevado de lo que soñamos.

Más dura será la caída cuando vives sin vivir en ti y tan alta vida esperas que palmas porque no palmas. Por eso, supuso un necesario soplo de aire fresco la salida de Alfonso y la llegada de Turki en el club almeriense, así como dejar de ser un tullido y fichar por La Amatista en mi caso. Profesionalizarse o morir. Así, con un 2019 acabando mejor de lo que empezó, enero de 2020 ha sido el mes de la confirmación: yo he sido capaz de no caerme, hacer casi 2.000 kilómetros y dejar pocos días de descanso, mientras que la UDA pudo hasta ponerse líder.

No sabemos dónde está nuestro límite; pero sí dónde no está. Queda mucha tela por cortar, quizá no haya ascenso este año en Almería y yo no llegue a ser mucho mejor ciclista de lo que soy. Quizá no esté gestionando bien mis salidas ni la gestión del mercado invernal esté siendo óptima, acostumbrados a lo de agosto. Para acabar, una reflexión: si los cómicos lo tienen cada vez peor con lo de los límites del humor, peor lo tienen los periodistas y/o los que opinamos en este caso sobre la UDA. Hay cosas que no cambian. ¿Serán los límites del veto hereditarios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.