Lo más importante para el final

17/07/17. Manolo Serrano

Durante estas dos últimas temporadas no paran de mandarse mensajes de calma desde el club. No quieren tener que lamentar repetir los mismos errores del pasado que han llevado a la decadencia deportiva de un Almería que pasa por muy malos momentos. Y todo ello por un desacierto total en la firma de jugadores que parecían venir de estrellas en la categoría y se han ido quedando, uno tras otro, en estrellados.

El fondo no es malo, la paciencia es necesaria, pero da la sensación de que en muchas ocasiones no ha sido precisamente eso lo que ha propiciado que se tuerzan las llegadas de jugadores que cubran los puestos más importantes para el nuevo proyecto, y es que demarcaciones como las de delantero o central se reforzaron en última instancia tanto el año pasado como va a ocurrir en este. Trujillo y Quintanilla fueron los sustitutos de Saveljich y al final hubo que reconvertir a Ximo al eje de la zaga para solventar la papeleta, y gracias también a la aparición inesperada de Motta, que se ofreció al club en enero. En ataque Juanjo fue la apuesta para buscar un nueve diferente a lo que había, y tanto que lo fue, no logró ni un solo tanto en toda la temporada y se tiró de Uche en el mercado invernal por segunda vez consecutiva.

Este verano se había comenzado bien la nueva planificación, de hecho la llegada a la dirección y secretaría deportiva de Corona e Ibán Andrés y la continuidad de Lozano aún siendo con un papel secundario, no han sido mal acogidas en el seno de la afición rojiblanca. Sin embargo, una vez más, la pretemporada ha dado comienzo y dos posiciones fundamentales como la de central y delantero no han sido reforzadas, todo lo contrario, se han visto mermadas de manera más que significativa con las salidas de Ximo y Quique, dos de los mejores jugadores del Almería, fijos por supuesto en el once, que dejan muy tocado a un Almería cogido con pinzas.

Desde el club sabían que esos jugadores difícilmente continuarían, pero pese a que se ha trabajado en cubrir en sus ausencias, las ofertas que se realizan a sus posibles recambios no son reales. Ofertar a un delantero “cariño”, o ser un referente en su ciudad, permítanme que les diga que suena a cachondeo. Sin dinero de por medio Dani Romera se irá al Carranza a buscar cariño y si hace falta dirá que su equipo favorito fue el Cádiz desde pequeño. Y si Saveljich aportó mil granos de arena para conseguir una permanencia, ¿por qué se escapó?, por dinero. Pues eso, repito, son solo dos ejemplos.

Que casi todos los clubes de segunda se adelanten al Almería y este se quede el último para firmar jugadores que aporten gol o impidan encajarlos, es decir las piezas claves por las que se estructura un nuevo proyecto, es muy significativo. No vale de nada tener una gran dirección deportiva, si después van a la caza de jugadores con una piedra en la mano, mientras otros van con escopeta. Y tampoco nos equivoquemos, que ni mucho menos somos de los equipos con menos presupuesto de la categoría, así que algo falla. Ir de rebajas no nos puede salir siempre bien. Vender a tus mejores jugadores año tras año tiene un riesgo, y es que si tus apuestas a precio de saldo no salen como esperas, al final terminaremos sufriendo drásticas consecuencias. Por cierto, Caballero parece acercarse al Almería. Viene de hacer dos goles en el Lugo en 35 partidos y casi ninguno de titular como recambio de Quique que hizo 16 tantos. Pues eso, de rebajas otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *