Las dos caras de la verdad

28/01/20. Raúl Piñeiro

El título de este artículo se lo da una película estadounidense, dirigida por Gregory Hoblit, estrenada en 1996, basada en la novela de William Diehl Primal Fear y protagonizada por Richard Gere, Laura Linney y Edward Norton, en lo que supuso el debut cinematográfico de este último, así como el Globo de Oro al mejor actor de reparto y su candidatura al Oscar como mejor actor de reparto.

Martin Vail es el personaje de Gere, un ambicioso y mediático abogado que se ofrece a llevar el caso de Stampler (Norton), en busca de más publicidad y fama, y que acaba implicándose emocionalmente de forma desmedida.

El Almería de Turki Al-Sheikh es un equipo muy ambicioso y mediático que está siendo vigilado con lupa por el resto del país, ya no solo los equipos de segunda, sino que su repercusión trasciende a equipos de otras categorías, países y continentes. El escrutinio es evidente, tanto en lo deportivo como en la gestión. Así, todo lo que rodea al conjunto rojiblanco se mira con lupa. El club está teniendo dificultades para ampliar el tope salarial y acometer los fichajes que desea para pelear con garantías por el ascenso.

En lo deportivo, cualquier polémica que rodea al conjunto dirigido por José María Gutiérrez, se juzga hasta límites insospechados. De esta forma, en una semana hemos pasado de las teorías conspiratorias del resto de España, diciendo que el jeque compra rivales y partidos, a la del Almería, diciendo que molestamos y que, como el propio técnico dijo, quizás no interese que el Almería esté arriba. Todo esto aderezado por las redes sociales que, como Gran Hermano, magnifican todo.

Si hablamos del duelo ante el Elche, hubo emociones fuertes. Treinta minutos intensos hasta la expulsión de Darwin. Hasta entonces, el Almería jugaba mejor y buscaba la victoria. El propio delantero uruguayo tuvo tres ocasiones muy claras. Pero su expulsión fue rigurosa (ya el penalti de Maras fue como mínimo dudoso), y, a partir de ahí, todo se puso de cara para los ilicitanos. Es normal que los rojiblancos se sientan perjudicados y que los rivales no vean por ningún lado la polémica. Así va esto del fútbol…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.