La pizarra de Paco Díaz Casimiro. Albacete Balompié 2-0 UD Almería

13/11/17. Paco Díaz Casimiro

Planteamiento inicial

Partido disputado en el Estadio Carlos Belmonte entre el Albacete y la UD Almería, dos equipos muy necesitados de puntos, aunque más si cabe para los rojiblancos, al estar en puestos de descenso.

El entrenador del conjunto almeriense, fiel a su tónica de hacer cambios en la alineación en cada partido, en esta ocasión dio entrada en el equipo titular a Motta y Trujillo, que no contaban para Ramis, en lugar de Fran Rodríguez y Owona; a Joaquín Fernández lo pasó al centro del campo para formar pareja con Rubén Alcaraz, y a Gaspar en banda derecha por Hicham.

Para este partido el técnico no cambió el sistema que fue el 1-4-2-3-1, frente al de su colega Enrique Martin que lo basó en el 1-4-4-2.

Primera parte

El partido empezó con algo más de posesión del equipo almeriense, aunque no profundizaba y ni llegaba con peligro al área rival. El Albacete sabía lo que tenía que hacer, darle el balón al Almería, mantenerse agazapado, presionar y recuperarlo por los errores y problemas del Almería a la hora de sacarlo jugado, y desde ahí montar su juego ofensivo.

En el minuto 12, Erice, ya tuvo la primera ocasión clara de haber conseguido gol, en un mano a mano contra René, aunque en esta ocasión el portero consiguió despejar el tiro, algo que no sucedió en el 36’, cuando en una jugada similar y de nuevo ante la pasividad y lentitud de la defensa almeriense, Dani Rodríguez si consiguió el 1-0.

Segunda mitad

Fue un calco de la primera, con un Albacete bien posicionado y superando en todas las líneas a un Almería desconcertado, sin rumbo e indolente.

Los cambios

En el Albacete las entradas de Bela por Héctor Hernández, De la Hoz por Susaeta y Gálvez por Zozulia, dieron consistencia y más velocidad al equipo.

En el Almería, los cambios de Hicham por Rubén Alcaraz y Juan Muñoz por Fidel en el minuto 72 y el de Owona por Morcillo en el 83’, no mejoraron el resultado de sus compañeros.  

Conclusión

En conclusión, partido en el que vimos a un Almería penoso, deambulando por el campo, sin juego, sin criterio, sin ambición, como se suele decir “en encefalograma plano”. ¡¡Y ya son 8 partidos sin ganar!! La afición no se merece eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *