La mona y la seda

11/02/20. Raúl Piñeiro

Ya lo dice un refrán muy utilizado en nuestra lengua: ‘Aunque la mona se vista de seda, mona se queda’. El significado no da lugar a dudas. Como se recoge en la web del instituto Cervantes, “la condición de cada uno o los defectos naturales no se pueden encubrir ni cambiar con mejoras meramente externas”. El Almería y su afición, de la noche a la mañana se han convertido en nuevos ricos. Muchos han olvidado los humildes y sacrificados orígenes de nuestro club, sus dificultades para salvar la categoría y para hacer un fichaje en condiciones.

Parece que todo lo que ocurrió antes del 2 de agosto, cuando Turki compró el club, nunca existió. Para un buen sector de la afición que se ha abonado con la nueva propiedad, ese es el caso. Y es hasta lógico. Uno no puede recordar lo que no ha vivido. Pero me resulta raro que otra buena parte de la afición, que ha tenido que tragar sapos y culebras, especialmente en la última década del mandato de Alfonso García, haya abrazado tan rápidamente los lujos, las excentricidades y la bordería que tanto criticamos en otras aficiones.

Cuando Alfonso no realizaba fichajes, malvendía jugadores puntales y los reemplazaba por gente de una calidad más que cuestionable, aquí nadie decía nada. La nueva propiedad trae 7 fichajes, en su mayoría mejorando lo que había, y no nos parece suficiente.

El Almería, malviviendo en las últimas temporadas, salvándose en el último suspiro a excepción de la temporada pasa de la mano de Fran Fernández, y todos tan contentos. Esta temporada, en ascenso directo casi todo el tiempo, juntamos 3 partidos sin ganar, y en cuanto nos marca el Racing, pitamos al equipo. Y, por supuesto, el entrenador no vale.

Mi mujer, que sufría una temporada penosa hasta la llegada de Fernando Vázquez con su Dépor, no acaba de entender de que nos quejamos. Y no le falta razón. Es fácil subirse a la cresta de la ola con el viento a favor. Lo difícil es saber estar ahí cuando vienen mal dadas. El viernes el equipo necesitaba a su afición, y esta le falló. Tenemos mucho que crecer como hinchada. Y no me refiero en número…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.