La misma historia

 

 

 

 

 

 

 

23/03/19. César Vargas / @_CésarVargas

Nos mostrábamos comprensivos, estos años atrás, con la pachorra, palabra muy almeriense, con la que el club se tomaba el tema de las renovaciones. Pese al hastío, incluso pereza, que nos causaba —y nos sigue causando a muchos— la directiva rojiblanca, entendíamos que era difícil planificar un proyecto de futuro sin saber si estarías en Segunda B o en Segunda, con el colosal salto económico que diferencia ambas categorías.

Sin embargo, eso no vale esta temporada. Seamos francos: el Almería está salvado. Ni 50 puntos ni leches. A estas alturas de la competición, los andaluces saben que la próxima temporada continuarán en Liga de Fútbol Profesional, seguirán recibiendo ingresos televisivos y tendrán varios miles de abonados que sustenten socialmente el proyecto. Por eso, es incomprensible que no se hayan anunciado apenas movimientos de futuro, más allá de la ampliación de contrato de Iván Martos.

El de Fran Fernández es el caso más flagrante. Apagafuegos oficial del club en temporadas atrás, ha demostrado estar capacitado para dirigir con éxito un equipo en la élite. Si hablamos de matemáticas, al técnico del Zapillo habría que atribuirle un gran porcentaje del mérito de lo logrado hasta ahora, siendo capaz de competir y ganar a equipos que, prácticamente, doblan en presupuesto al Almería.

No es la primera vez que el club hace esperar, de forma inexplicable, a su actual entrenador. Ya en verano, tras lograr la permanencia, Fran Fernández tuvo que aguardar tres semanas hasta que Corona, al que ahora se le llena la boca hablando de la confianza que tienen en el técnico, le confirmase que era el entrenador del nuevo proyecto, después de la negativa de otros candidatos. Ahora, el juego es similar. La cosa ha cambiado, eso sí, y es que, esta vez, Fran tiene poder de decisión. Esta temporada se ha forjado una carta de presentación que, ya sí, convencería a muchos clubes españoles. No se debería tentar a la suerte porque, aunque el proceder sea el mismo que en verano, el final puede ser muy distinto. El club ya está tardando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *