¿Jugando al despiste?

09/08/18. Manolo Serrano

Resultó curioso escuchar a Alfonso García ayer, en la presentación de Juan Carlos Real, obviando la petición de Fran Fernández de traer un nuevo delantero, para remarcar que las prioridades de la dirección deportiva son encontrar un lateral izquierdo y un pivote más para el centro del campo. No concuerdan las palabras del máximo mandatario con las declaraciones vertidas por el técnico de la UD Almería tan solo unas pocas horas antes, en las que aseguraba que no contaba con Pablo Caballero. Como tampoco se entiende que Fran dijera que está en contacto diario con la dirección deportiva y que la no convocatoria del delantero argentino ante el CD El Ejido no se trataba de ningún mensaje dirigido al club, al tiempo que Alfonso hacía hincapié en que no era una prioridad cambiar de “nueve”. Para rizar aún más el rizo, el propio Corona había ya confirmado ante los medios, unos días antes, que siempre estaban pendientes al mercado más complicado, el de los delanteros, que son los que cuestan más dinero y por tanto suelen relegarse a los últimos días antes del cierre del mercado.

Díganme entonces a quién creemos o qué podemos pensar de esta situación, pues no convocar en los dos últimos encuentros a uno de tus dos delanteros disponibles para el arranque liguero, teniendo en cuenta que Álvaro no podrá jugar en Cádiz por sanción y que, por tanto, solo queda Sekou como jugador referencia en el ataque rojiblanco, parecería un poco osado por parte del técnico, y no creo que Fran quiera empezar el campeonato disparándose en un pie.

Se me ocurre quizá que el presidente esté jugando al despiste con este tema, y cuando digo al despiste, me refiero a no dar importancia o sensación de desesperación, para no enviar un mensaje a quienes se encuentren en negociación actualmente con el Almería, que pueda perjudicar sus intereses o encarecer un futuro trato. Valga como ejemplo el interés reconocido por Corona, por hacerse con los servicios de Dani Romera. El Cádiz pide una cantidad al Almería por su cesión, pero si pasan los días, se acerca el cierre del mercado y el club amarillo no cuenta con el de La Cañada, igual acaba prestando al jugador sin ningún coste adicional. Es aquí donde casa que Alfonso quiera aparentar tranquilidad, aunque para ello haya dejado en evidencia a su entrenador. Por otro lado, si ninguna posible operación fructificase, el presidente siempre podría afirmar que su apoyo a Caballero fue incondicional y que sigue confiando en él como hizo hace un año, cuando consiguió incorporarlo a la disciplina rojiblanca después de llevar varias temporadas intentándolo.

One Response to ¿Jugando al despiste?

  1. MARTÍN BONILLO MEDINA dice:

    Me encanta este artículo porque se plantea una serie de cuestiones para contestarlas acertada mente después. Blanco y en botella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.