Fran Vélez

31/03/16. Víctor Hernández Bru

victorDesde que diera el golpe con un gol decisivo en la salvación de la categoría en Primera División, y no es que haya llovido mucho desde entonces, pero tiempo sí que ha pasado; sobre él se ha generado una presión que uno no termina de explicarse demasiado bien.

Desde entonces, lo hemos visto jugar en cuatro o hasta cinco posiciones diferentes, cubrir huecos allá donde lo llamaban, disfrazarse de lo que le hiciera falta al entrenador de turno, recibir confianza con cuentagotas y devolver pasión y sacrificio a espuertas y, sobre todo, no hablar, no quejarse nunca, como mucho, quejarse en silencio, que fue lo que hizo la última vez.

Seguramente sea cierto que, en todo ese tiempo, hablo de dos años, Fran Vélez haya cometido fallos, alguno de ellos de bulto. Seguramente, también, como tú y como yo, en nuestro caso, quizás sin necesidad de ampliar tanto el plazo de evaluación.

Y si entonces se puso la lupa en sus errores, tampoco será demasiado desencaminado poner el foco ahora en sus aciertos, en el partidazo que el canterano del Almería jugó el pasado domingo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, después de no haber tenido continuidad prácticamente en toda la temporada, después de haberse dicho de él que no era jugador ni de Tercera División, después de que a cada partido que rascaba unos míseros minutos todos los ojos estuvieran puestos en su actuación y después, también, de que haya quedado retratado en alguna ocasión por jugar en posiciones para las que no lo habría colocado ni su peor enemigo.

Y después de todo eso, el domingo Fran se calzó las botas como siempre, sin hablar, sin darse protagonismo, probablemente incluso agradecido porque su técnico le diera minutos debido a las lesiones de dos compañeros.

Y se ventiló un partido de esos que más bien merecen ser enmarcados.

Si cuando un jugador, un deportista lo hace bien en su trabajo, si las circunstancias son las que rodeaban al partido del domingo para Fran Vélez, no es justo que no se resalte que el futbolista se puso, ante el Mallorca, toda la presión por montera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *