Eternamente agradecido

22/05/19. Rubén Rozas Jódar

Pocas horas han transcurrido desde que Fran Fernández anunciara en rueda de prensa su no continuidad al frente del primer plantel de la UD Almería, me es imposible contenerme y no dedicarle unas líneas a una persona especial. La peor noticia que podía haber en estos momentos en el seno de la entidad rojiblanca se confirmaba. Una decisión la cual este suscribiente respeta profundamente.

Un técnico que para el que escribe estas líneas es el principal artífice de la gran temporada que ha vivido la hinchada rojiblanca por encima de cualquier otro que pueda haber, siendo para este el mejor entrenador que haya pasado por la UDA desde la destitución de Francisco. Una marcha que hacía inevitable que a este autor se le derramasen las lágrimas como pocas veces. Fran Fernández se ha ganado a pulso el cariño de la parroquia unionista. Sin embargo, a lo que a este intento de periodista (con la carrera ya casi finalizada) respecta se trata de una persona muy especial.

Recapitulando, estamos en la temporada 16/17, Fran Fernández dirige al filial unionista y el autor de este artículo estudia en 2º de Periodismo con 19 años en la Universidad de Málaga. Concluía el mes de abril con la visita del cuadro canterano al Atlético Malagueño en el Campo de la Federación, cuando todavía el conjunto dirigido por Fran no había asegurado su presencia en el Play Off de ascenso a Segunda División B. Con la ayuda de algunos periodistas que cubrían aquel partido consigo llegar hasta el técnico almeriense tras caer derrotado 2-1 en tierras malacitanas. Con total disposición le saludo y le comento si le podría hacer unas preguntas para el medio en el que ahora les escribo. Fran Fernández me atendió muy amablemente y se mostró totalmente dispuesto en todo momento.

Fran Fernández fue una de las primeras personas con las que pude conversar para que sus declaraciones fueran publicadas. Unos meses más tarde vuelvo a repetir el proceso, pero esta vez en Antequera. Era domingo y el viernes el preparador unionista había dirigido al cuadro almeriense con una rotunda victoria por 3-0 frente al Real Zaragoza. Nuevamente, Fran Fernández me atiende con amabilidad y se presta a conversar conmigo. Uno todavía estaba empezando a intentar hacerse un hueco en el mundo del periodismo deportivo, objetivo por el que sigo luchando a pesar de la dificultad que presenta el reto.

Por todo ello y por la enorme temporada que ha realizado este curso poniendo fin a tres campañas con el infierno asomando por la ventana, me veo en la obligación de mostrar mi eterno agradecimiento a la persona de Fran Fernández. Un entrenador que siempre se ha mostrado cercano y ha permitido al autor de estas líneas vivir grandes momentos como los mencionados anteriormente, sin quedar en el olvido el milagro de Lugo.

Una vez más, Fran, infinitas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.