Estoy vivo

06/11/18. Raúl Piñeiro

Una de las series españolas que más me gustan es Estoy Vivo. Es la historia de Andrés Vargas, un policía que fallece persiguiendo a un asesino en serie y que reaparece en la tierra en el cuerpo de otro policía, Manuel Márquez, cinco años más tarde. No es una resurrección, sino más bien una reencarnación. El Almería de Fran Fernández no es que haya resucitado, sino que se ha reencarnado en un Almería de otra época. El club sigue siendo el mismo despropósito de las últimas temporadas, con una reconocible cabeza visible y un grupo de trabajadores danzando a su alrededor.

Sin embargo, el equipo dista mucho de lo que hemos visto en las últimas cinco temporadas. Este Almería tan insospechado en verano, cuya planificación tanto nos alarmó a muchos y sigue sin ser justificada, a pesar de estos buenos resultados de ahora, vive en la zona media alta de la tabla. Está más cerca del ascenso que del descenso. Tiene un estilo de juego fácilmente reconocible, con unos jugadores que creen en el entrenador y en lo que hacen. Capaz de encadenar 4 victorias consecutivas en casa. Capaz de levantar un 1 a 3 ante el Villarreal en Copa y empatar a 3. Un equipo que es incluso capaz de remontar partidos que se ponen cuesta arriba como el del domingo ante el Sporting.

Por eso no creo que este Almería haya resucitado, sino que es la reencarnación de un Almería de otros tiempos, unos tiempos lejanos y muchos mejores, que teníamos olvidados. Fran Fernández ha conseguido que la afición recupere la ilusión por su equipo, hasta el punto de que desea que llegue el siguiente partido lo antes posible. La grada disfruta, el equipo también, y la comunión es total. Ante el Sporting, pese a la notable y sensible baja de Eteki, el equipo se sobrepuso y le dio la vuelta al marcador ante un conjunto asturiano que es de los menos goleados de la categoría.

Lo que están haciendo Fran y sus hombres no es moco de pavo. Este Almería empieza a ser un equipo muy fiable y desde luego no se puede hablar de suerte, ni de flor de un día. En todo caso, y tal y como le comentaba a mi amigo Nando por Facebook, la suerte es la que ha tenido Alfonso García con Fran…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.