Erre que Gutiérrez

18/02/20. Raúl Piñeiro

Son varias las expresiones en nuestra lengua que denotan reiteración, insistencia y obcecación, como «dale que dola» o «toma que toma». Pero la gran favorita, sin duda, es «erre que erre». El Almería, en este último mes de competición, se está empecinando en tirar por la borda la ilusión de la afición entre los rumores sobre su entrenador y los malos partidos que están ofreciendo.

Hay quien incluso apunta que la plantilla le ha hecho la cruz a su técnico y le estarían haciendo la cama, una práctica que lamentablemente conocemos muy bien por estos lares.

José María Gutiérrez, por su parte, parece andar desquiciado, sin saber muy bien cómo un equipo que parecía muy sólido hace un mes, puede dejar tanto que desear últimamente. Un técnico que en sus primeros encuentros había sido alabado por sus buenos planteamientos, su lectura de los partidos, incluidos sus cambios de jugadores y sistemas, y que ahora no parece saber muy bien que hacer, cambiando constantemente de once y de esquema, y cuyos jugadores parecen haber perdido la química con él. Entre medias, las actuaciones arbitrales y el VAR tampoco están echando un cable, con la campaña antialmeriensista de fondo.

El ambiente, como mínimo, está enrarecido. Salen nombres para el banquillo rojiblanco y muchos, que habían sentenciado a Guti el mismo día de su fichaje, se cargan de razón. Otros pensamos que es mejor entrenador de lo que en las últimas semanas parece. Errar, ha errado en las últimas semanas y queda en el aire la duda de si ha sabido gestionar los egos de la caseta.

La realidad es que aquello de un proyecto de ascenso en 3 años ha quedado en papel mojado. El Almería quiere subir ya, y un equipo que quiere ascender, no puede permitirse tantas derrotas como ha cosechado últimamente, pero, sobre todo, no se puede ofrecer una imagen tan apática e indolente y la reacción se hace necesaria.

Yo estoy convencido de que hay plantilla para pelear por el ascenso y sería una pena que se nos escapara la oportunidad por cuestiones internas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.