Enhorabuena a los liberados

09/10/17. Manolo Serrano

Estrenaba la UD Almería en la octava jornada de liga la opción de liberar sus asientos a los abonados que de antemano, concretamente dos días antes del encuentro, supieran que no iban a asistir al Estadio de los Juegos Mediterráneos, en este caso para ver al Huesca frente al Almería, un partido a priori igualado, por aquello de que ambos conjuntos gozaban de una buena clasificación e idéntico cómputo de puntos, once, que les valían para ser quinto y séptimo respectivamente antes de disputarse el choque.

¡Bienvenida sea la iniciativa! deberán de pensar aquellos que liberaron entonces esos asientos, y que vieron por televisión o simplemente comprobaron más tarde estupefactos el resultado final del partido. A quienes no vieran el desastroso encuentro, decirles con toda la sinceridad del mundo que no se perdieron nada, el menos de  nuestro Almería, pero eso sí, que asistan siempre que puedan al siguiente encuentro porque falta nos va a hacer el apoyo del público si la dinámica de juego del equipo empieza a coger estos derroteros.

Vergüenza ajena sentimos muchísimos, por no decir todos los aficionados que vimos arrastrarse ayer al equipo por el césped del Mediterráneo, pero tampoco podemos crucificar a nuestros jugadores por ese mal encuentro. Siendo todo lo sincero que puedo, diría que no recuerdo tan vulgar partido de nuestro equipo, al menos la memoria no me da para encontrar un desastre semejante en nuestro feudo. Sin embargo, reitero que confío en que estas actuaciones no se repitan, pues no tiene lógica alguna que en noventa minutos los de Ramis no dieran ni para acercarse al marco rival.

Tras el encuentro, los rostros y las declaraciones de Ramis y de Alfonso García coincidían con las opiniones de los abonados que asistieron el Mediterráneo, la preocupación era más que evidente, pero la gran mayoría cree también que este equipo puede y seguro va a dar mucho más de sí. Confiemos en ello, aunque de momento no me queda otra cosa que felicitar a quienes tuvieron la fortuna de no tener que pasar el trago de ver tan duro correctivo en tu propio estadio.

¡Mi enhorabuena a los liberados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *