El principio del desastre

11/02/18. Miguel Ángel Gutiérrez

Domingo tras domingo, jornada tras jornada y año tras año, los aficionados de la UDA no paramos de sufrir y padecer la peor época jamás pensada ni recordada, que lejos de mejorarla vamos empeorándola. Todo empezó aquel 19 de octubre del 2015.

Analizando y retrocediendo al pasado, podemos encontrar un argumento sólido, por lo menos para mí lo es, al porqué de todos nuestros males. Aquella semana Alfonso García tuvo que elegir entre dos caminos, el de rasgarse el bolsillo y firmar un entrenador contrastado y con experiencia en la categoría para salir a flote o inventar y experimentar con entrenadores sin experiencia, pero que fuesen baratos y que pasaran por el aro con las peculiaridades de este club.

Aquel 19 de octubre fue presentado Joan Carrillo, tras la destitución de Sergi Barjuan, y todos sabemos cómo resultó el invento, siguiendo por el camino equivocado, aunque contribuyeron para salvar la categoría en las últimas jornadas sobre la bocina, pasaron Gorosito, Soriano y Ramis, que hicieron lo que pudieron dentro de sus conocimientos, pero que fueron finalmente victimas por la falta de experiencia en la categoría. Miguel Rivera y Fran Fernández fueron y han sido víctimas del despropósito, pero que dentro de sus interinidades demostraron más que algunas de las apuestas.

Este tercer año de calvario, ya sin la compensación del descenso, con un presupuesto mucho menor y con peor plantilla que en años anteriores se ficha al entrenador contrastado. Dice el refrán que” más vale tarde que nunca”, pero yo creo que ha venido tarde, la salvación esta año va ser mucho más sufrida que años anteriores, no por el nivel de la competición sino por el bajo nivel del equipo. Si aquel 19 de octubre se hubiera elegido por el camino sensato, con los Michel Macedo, Ximo Navarro, Lolo Reyes, Chuli, Montoro, Quique ,Pozo… quizás nos hubiéramos ahorrado bastantes sufrimientos.

Durante los dos primeros años después del descenso de primera se han dilapidado dos grandes presupuestos, nos hemos convertido en una trituradora de devaluar jugadores, hemos sacrificado a dos de los nuestros (Soriano y Corona) para ser objetivo de la ira de la afición, se le ha quitado la ilusión a la afición cuando ya había una masa social respetable y todo por parchear y no hacer las cosas como se debía.

La miseria trae mas miseria.

One Response to El principio del desastre

  1. Antonio dice:

    Hemos sacrificado,, dice????? Jaaa o an sacrificado ellos al Almería,, no intentar ser lo James de vieron probar en las categorías inferiores y no poner en pruebas ni peligros al primer equipo. Como becarios de algo.. Que nos es sinónimo de gujador,, poder ser algo que no se es.. Entrenador.. Director.. Las Ineptitudes se pagan,, no son probaturas para realizarlas con un primer equipo.. Lamentaciones las precisas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *