¿El fútbol nos une?

10/10/18. Rubén Rozas Jódar

El pasado fin de semana se acababa la racha positiva de la UD Almería tras cuatro triunfos consecutivos, tres de ellos en el torneo de la regularidad. Pero hoy no me voy a centrar en este artículo en hablar de lo puramente futbolístico, desgraciadamente hablaré de algo que sigue ocurriendo en las gradas. Muchas veces he escuchado aquella frase que dice que “el fútbol está para unir”, sin embargo, últimamente todavía se siguen dando casos de desunión en el mundo del deporte Rey, como antes mencioné.

Ya un tiempo atrás escribí sobre las guerras internas dentro de la hinchada rojiblanca entre el sector defensor de la gestión de Alfonso García, conocidos por el otro bando como “palmeros”, y el sector que se muestra contrario a la gestión del máximo mandatario de la UD Almería, vistos desde el otro lado como “antialfonsistas” o “antiUDA”. Sobre ello ya mencioné en su momento que ningún bando llevaba la verdad absoluta, y que esas discrepancias no tenían que llevar a una mala relación entre aficionados rojiblancos. Un aspecto que separaba, y desafortunadamente parece que lo sigue haciendo, a la parroquia rojiblanca.

Tras lo sucedido el pasado sábado en el Estadio Nuevo Arcángel me vuelvo a preguntar si el fútbol nos une realmente. Todo esto viene en relación a los improperios vertidos por algunos aficionados rojiblancos y blanquiverdes, los unos a los otros, en el feudo califa, llegando a tener que intervenir la policía y los miembros de seguridad de la entidad cordobesa a la conclusión del encuentro. Algo que continuaba en las redes sociales, habiendo existido ya antes piques entre seguidores de ambos conjuntos en estas. No obstante, debo dejar claro que este grupo no representa a una afición, como son la de la UD Almería y la del Córdoba. Aunque se ha luchado mucho por acabar con esta lacra, la violencia tanto verbal como física todavía está latente en la sociedad futbolística. Lo cual demuestra que todavía hay gente que no puede disfrutar con el espectáculo balompédico sin meterse y desearle lo peor a su rival. Lo más seguro que esta clase de seguidor pensará que si no odias a tu adversario no puedes ser aficionado de equipo alguno.

A pesar de esto último, quiero seguir pensando que el fútbol, y el deporte en general, sirve para unir más que para desunir. Prueba de ello, el hermanamiento producido un año más entre la peña almeriense, La Esperanza del Sur, y la peña cordobesista, Frente Penitente. Un acto en el que, esta ocasión, también se unieron miembros de otras peñas de la UD Almería, mostrando el buen hacer que debe hacerse sentir en el mundo del balompié entre fieles de distintos conjuntos. Así, son infinidad de personas las que desean que en el fútbol no vuelva a existir ese odio hacia el otro, pudiendo disfrutar de un ambiente cordial como el que pudieron saborear este grupo de aficionados blanquiverdes y rojiblancos que se hermanaron en la previa del choque celebrado en el Nuevo Arcángel.

¡Por un fútbol sin violencia!

One Response to ¿El fútbol nos une?

  1. Martín Bonillo dice:

    No puedo estar más de acuerdo con el contenido del artículo. Desgraciadamente sigue habiendo gente que utiliza el fútbol para deshacerse de sus propias frustraciones y manchan con sus actuaciones lo que debería ser un punto de encuentro y un vivero de nuevas amistades. En nuestra mano está el revertir esto aislando a los violentos y afeadoles su conducta en vez de justificarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.