El curioso caso de Jonathan Zongo

24/08/16. Raúl Piñeiro

PiñeiroEl Almería iba a iniciar su cuarta temporada consecutiva en la Primera División y contaba con un filial en Segunda B que debía ser vividero de jóvenes futbolistas para el primer equipo. Así, no eran extraños los fichajes exóticos de jóvenes jugadores de procedencia lejana que firmaban con la idea de que algún día, no muy lejano, fueran de la primera plantilla. Ese fue el caso de Jonathan Zongo, que llegaba a Almería en Octubre de 2010 procedente de US Ouagadougou, de su ciudad natal, en Burkina Faso.

Con 21 años y 1.83 metros de estatura, Zongo llegaba a nuestro filial como un jugador muy veloz con mucha llegada que no tardaría en formar parte de la primera plantilla dadas sus condiciones. Sin embargo, nada más llegar, una lesión de menisco, que le obligó a pasar por el quirófano, lo tuvo fuera de los terrenos de juego casi dos meses. Volvería a los terrenos de juego y no tardaría en tener su oportunidad en el primer equipo en un partido de Copa del Rey. Zongo debutaba contra el Deportivo de la Coruña un 13 de enero de 2011 entrando en sustitución de Kalu Uche en el minuto 66 de partido. El partido concluyó con victoria del Almería por 1-0. Sería el primero de los 2 partidos que disputaría esa temporada con el primer equipo, actuando mayormente como punta o segunda punta.

Con el descenso a Segunda A, tendría más minutos en el primer equipo, aunque estaba a caballo entre la Segunda A y la Segunda B, donde Francisco era el técnico del filial y contaba mucho con él. 15 partidos (1 de Copa) y 2 goles serían su bagaje con el primer equipo que pasó de las manos de Lucas Alcaraz a las de Boquerón Esteban y se quedó fuera del play off de ascenso a Segunda A. La siguiente temporada, en cambio, su participación mejoró de la mano de Javi Gracia, que vio en el burkinés unas condiciones que nadie había visto hasta entonces y lo convirtió en un fijo en el once, por delante de un Aleix Vidal que sería clave en la futura permanencia en Primera, una futura Copa de la UEFA del Sevilla y hoy forma parte de la plantilla del Barcelona.

Zongo corría mucho sí, pero con el balón en los pies era un desastre. No daba un centro en condiciones y sus remates iban  a cualquier parte menos a puerta. Gracia se empecinaba en poner a Zongo y el jugador acumuló 30 partidos (3 de Copa) con otros 2 goles (1 en Liga y otro en Copa). Aquel Almería de Gracia lograría ascender en el Play Off y, pese a que el técnico navarro no continuó, Zongo siguió siendo casi indiscutible en el primer equipo de la mano de Francisco, que había abandonado el banquillo del filial para tratar de lograr la hombrada de la permanencia en Primera con un equipo escaso en recursos. Zongo empezó la temporada como  indiscutible en uno de los puestos de extremo. Francisco conocía a Zongo del filial y tenía fe ciega en él. Con el pasar de la temporada tuvo que perder protagonismo, ya que su rendimiento no era el deseado. A pesar de todo, jugaría 18 partidos en Primera (con un 1 gol) y 1 en Copa.

La siguiente temporada, pese a los continuos cambios de entrenador (Francisco, Juan Ignacio Martínez, Miguel Rivera, Sergi), Zongo lograría jugar 27 partidos en Primera (2 goles) y 1 en Copa, con golazo desde el centro del campo al Real Betis incluido. Zongo no destacaba por su calidad técnica, ni por su buen hacer con el balón en los pies, ni por su facilidad goleadora… Pero ahí seguía Zongo, que pese a no aportar nada durante los partidos, trabajaba muy bien en los entrenamientos y corría. Mucho. Pero era incomprensible que jugara por delante de Wellington Silva, un jugador con una gran calidad que cuando tuvo continuidad demostró que debía haber jugado mucho más.

Al acabar esa temporada, con el descenso a Segunda, estuvo a punto de firmar por el Betis, o eso dijo la prensa, pero una inoportuna lesión le mantuvo en Almería. La temporada pasada solo disputaría 12 partidos y muchos pensaban que había llegado el final del ciclo de Zongo en Almería. De hecho, mantuvo negociaciones con el AEK de Atenas, pero Zongo se quedó y con la llegada de Soriano al banquillo acabó la liga como titular y así la ha empezado esta temporada 2016/2017.

Zongo hoy tiene 27 años y, desde 2010 que firmó, ha disputado 107 partidos con el Almería en los que ha logrado 8 goles. Soriano reconoce que a Zongo no le puede pedir que juegue al pie, que no hay nadie en Segunda que corra al hueco como el bueno de Jony y que aporta otras cosas. Supongo que aportará mucho dentro de la caseta. Yo, en cambio, cada partido más que juega tengo la sensación que juega peor y no puedo entender que forme parte de la plantilla, ni que nadie justifique su continuidad y mucho menos su titularidad…

One Response to El curioso caso de Jonathan Zongo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *