El auténtico capitán

24/11/18. César Vargas / @_CesarVargas

Fue una de las imágenes más llamativas del Almería-Deportivo. Al finalizar el choque, y tras un gran partido de los rojiblancos, Esteban Saveljich miró a la grada, indecisa ante el mal sabor de boca que generaba el punto, y pidió a la afición que aplaudiera al equipo. Fue entonces cuando los hinchas que quedaban, conscientes de que había que valorar el juego realizado por encima del punto cosechado, enviaron su calor a los exhaustos jugadores, que respondieron con un gesto de gratitud.

Fue una nueva demostración de lo que significa la figura de Saveljich, no solo para la afición, sino para el propio vestuario. ‘Recién’ llegado, entre comillas por aquello de que ya pasó media temporada aquí, el argentino ya había advertido durante la semana en sala de prensa que quería llegar al tramo final del campeonato con opciones de entrar en promoción. El mensaje no solo mostró su ambición, sino también su personalidad. El central se salió del guión de la permanencia, del partido a partido y de los 50 puntos y dio licencia para soñar con algo que, dicho sea de paso, hoy en día se antoja utópico, sobre todo viendo la imagen que muestra el equipo a domicilio.

De un capitán se espera carácter dentro del vestuario, pero también independencia cuando agarra un micrófono. René, soberbio en el campo, no se sale de los vacíos tópicos en sala de prensa, siempre en la línea marcada por el club. Trujillo ni siquiera es habitual ante los medios, contándose con los dedos de una mano las veces que el madrileño ha dado la cara en los últimos años aunque, cuando de mandar mensajes individuales e intimidatorios a los periodistas que cuestionamos su rendimiento se trata, sí se esfuerza algo más.

Con todo esto, parece haber sido Saveljich el que ha agarrado el testigo que dejó Joaquín, erigiéndose como el verdadero capitán del equipo y demostrando que se pueden decir cosas interesantes en sala de prensa sin necesidad de ser polémico. Estoy seguro de que su pensamiento va en consonancia con el de Fran Fernández. La ambición siempre genera ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.